domingo, 18 de mayo de 2008

SENDA DE VICTORIA.







EL CÁCERES TERMINA GANANDO UN PARTIDO COMPLICADO.

CACERES 2016: Ricardo Busciglio (0), Sam Jones (5), Kelvin Peña (12), Luis Felipe Gruber (14), Juan Sanguino (10) --cinco inicial-- José María Panadero (11), Félix Ortiz (13), Harper Williams (15), Alberto Aspe (0), Lorenzo Díaz (0).
BLANES-BS HOTELES ALMERIA: Adrian Tigert (10), Tyray Pearson (18), Fran Rueda (8), Jesús Castro (5), Javier Zalvide (2) --cinco inicial-- David García (0), Roberto Rueda (4), Anton Savitski (4), David Mesa (10), Pascual Sánchez (0), Juan Carlos Liñán (4).
ARBITROS: Rial y Magallanes.
MARCADOR POR CUARTOS: 17-25, 33-40 (descanso), 66-58 y 80-70 (final).
PARCIALES: 17-25, 16-15, 27-18, 20-12


Logroño como próximo destino. Como la siguiente parada a este viaje desde la nada que comenzara en el verano pasado y que con plaza final en la ilusión de una afición conjurada con su equipo que busca algo más; que desea sentirse importante y que vive en ese estado de esperanza continua, que le otorga ganar partidos como el que se vivió el pasado viernes en una nebulosa de unión equipo público que recogiera los frutos de la victoria desde la remontada. Se trata de ese tipo de victorias que dejan una doble ración de buen gusto, de ganas de triunfo, de sentirse grande y de vivir momentos por venir y de buscar él por qué de su existencia.

No era un partido fácil, para nada. El equipo de Almería es un equipo regular, de los que saben estar en la cancha y enfocan su lucha basado en una defensa que estrangula cualquier ambición atacante. Le costó al Cáceres 2016 entenderlo, pero la lectura de un partido enfocado por los andaluces en la idea de sacar rentas, fue asimilado por el equipo de Piti, como lo hacen los grandes, con la sabiduría de sentirse en su terreno, arropado por lo que le pertenece y llevado a momentos de éxtasis deportivos con el apoyo de sus incondicionales que no solo saben animar, si no meter una presión importante que a modo determinante encarrila momentos precisos.
A falta de 1,50 para final del primer cuarto, la distancia en el marcador 12-19, pronosticaba sufrimiento. Los almerienses, hacían gala de esa vitola de buenos defensores que les acompaña donde van. El 2016 no tenia una de sus mejores tardes de cara al aro contrario. Era como luchar contra la mala suerte de esos balones que no quieren entrar y esos lanzamientos que en otras ocasiones son canastas, en esta tarde se resisten. Por el contrario, el equipo rival suele tener el don del acierto y eso es lo que llevo a los andaluces a sacar la renta por encima en el luminoso en el único cuarto, este primero que con un 17-25 dibujaba un panorama de esfuerzo para saciar la sed de victoria en el multiusos.
Si bien jugar a remolque es algo que lastima, el hacerlo sin que al que persigues se escape definitivamente, da alas a la esperanza de encontrar un momento especial en que arrear ese acelerón en que te juegas el si o el no en cuanto a la distancia que te separa.
El segundo cuarto fue eso, mas o menos claro está, porque todo era tirar y aflojar por ambas partes, tanto que no se encontrase diferencia importante con los primeros diez minutos, eso sí, contando con que ya se intuía algo de lo que restaba por venir. El parcial del cuarto ya fue positivo para los de Hurtado.

Es importante para un equipo sentirse ganador y así volvía del vestuario el Cáceres. Eso contagia y genera un ambiente que poco a poco cala, impregnando cualquier detalle del partido. Cada lance de la noche empezó a ser amplificado en las gargantas de los habitantes de las gradas.
Y el Cáceres lo supo entender y conjugó su reacción marcada en la cabeza y secundada por el sentimiento y eso le dio resultado. Un resultado mas que optimo se fue viendo con el paso de los minutos, tanto que a dar por consumidos seis de este tercer cuarto, el 2016 ya llegó tan solo tres por debajo. Era cuestión de tiempo, unos segundos después, Ortiz, en la mejor de sus noches, empataba en un triple, poniendo los números idénticos a 50.
De ahí al final los remos ya no serían soltados por el equipo de casa, entre otras cosas porque sus jugadores, hicieron de su esfuerzo y sacrificio una virtud que dice mucho de lo que este equipo ha conseguido desde la mitad de la temporada. Las diferencias rondaron los cinco puntos hasta los minutos finales en los que a falta de 3.14 el Cáceres se puso a diez puntos, 74-64, diferencia que el Blanes no supo acortar, a pesar de enfocar todos sus ataques en tiro exterior. Seis puntos mas por ambas partes dejaron el luminoso final con sentencia clara para los locales. En la grada, se soñaba con el Play offs, con el próximo sábado y un partido que pudiera ser determinante si el primer ataque en Logroño, el próximo martes fuera efectivo. Seria revivir el pasado, sentir el aliento de las grandes oportunidades.
Cuando la gente salía del pabellón, mientras los jugadores eran reclamados por la incansable peña para volver del vestuario, alguien hizo una de esas frases lapidarias que pueden marcar el destino cercano: “Al Multiusos se viene a perder”. El viernes así fue.
ENLACES.
Ultima jornada Leb Plata.
Acb Play-offs.El Madrid destronado.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

sufrimos pero ganamos que es lo importante, ahora a ver que hacen nuestros chicos mañana.

Anónimo dijo...

sabe alguien a que hora es el partido de mañana y si lo retransmiten? Gracias.

Anónimo dijo...

El partido es a las 20:30, y lo retransmite Via Norba. Por cierto al partido del sábado a las 20 horas hay que irse tempranito para intimidar al contrario y animar a los nuestros, así que después de la siesta... BA-LON-CES-TO

Anónimo dijo...

Gracias por la información, por supuesto que estaremos allí a intimidar y a animar a los nuestros, estoy deseando.

Anónimo dijo...

se va a quedar en algun sitio para ir juntos al multiusos??

Anónimo dijo...

Pero que malisimos son los arbitros de esta categoría espero que tengamos suerte en Logroño y no nos toquen de los peores. Les tendrían que expedientar por ser tan malos.

imaga dijo...

Lo retrasmiten por la web de la TVR

http://servicios.larioja.com/tvr/streaming/