miércoles, 3 de diciembre de 2008

AL FILO DE LA CANASTA.

¿Quién soy?, ¿A dónde voy?.

¿Quién soy?, ¿A dónde voy?, son preguntas que el mas zoquete de la clase, se ha hecho alguna vez, es inevitable, forma parte del inconformismo del ser humano, normalmente, este tipo de preguntas, no solemos, hacérnosla todos los días, son fruto de la reflexión profunda en momentos especiales, dilucidadas a su debido tiempo, suelen ofrecer una respuesta, que no tiene porque ser la correcta, pues siempre es, simplemente la que nosotros mismos decidimos, en ocasiones por conveniencia, en otras por comodidad, o sencillamente pensando que es lo mejor.

Los responsables elegidos para dirigir a nuestro querido equipo, hace tiempo que decidieron cual sería su estatus en la Leb Oro, pretensiones que hasta el momento, se están cumpliendo a rajatabla, mantenernos un tiempo en la categoría, con el fin de coger tablas, mientras disfrutamos de este apasionante deporte en nuestra ciudad, lo demás vendrá rodado. Pero ello, no es handicap, para callar la voz de la grada, guste, o no guste, porque contra el vicio de pedir, esta la virtud de no dar, con todas sus consecuencias. Otra cosa, es que en este maremágnum de opiniones, con el paso del tiempo, algún lenguaron, tenga que rectificar.

Señores, la grada, es sagrada; en ella se debate la salud del equipo; con, o sin estridencias, su voz resuena como un trueno, porque es universal; si quiere, aplaude, o por el contrario pita, es libre; la grada, es como el cliente (siempre tiene razón) y lo mas importante, en la elite, la grada es IMPRESCINDIBLE. Se ha discutido, el grado de entendimiento, valoración, entrega…, de esta afición, craso error, señores míos, no somos nosotros los encargados de aplicar virtudes o defectos a nuestra idiosincrasia esférica, los foráneos, se encargaran de esos menesteres, nosotros, solamente tenemos la obligación de disfrutar con nuestro deporte favorito, que bastantes problemas tenemos.

Pero déjenme que les diga una cosa, desde mi torre aprecio un sentimiento acongojado de nuestra afición, expectante, gélido, retranqueante. Tengan vuestras mercedes a bien, apartar los malos presagios de su espíritu, que las únicas tensiones que les invadan, sean las de la competición, disfruten de cada jugada, discutan cada error, expongan sus argumentos, en dos palabras: hablen baloncesto y por supuesto, escuchen, que todos los días se aprende algo.



Guardián de la Torre.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La afición es muy importante, muchos están criticando a la del cáceres porque dicen que estamos pasivos pero es que es para estarlo tal y como están aconteciendo los tiempos.

Anónimo dijo...

Creo que ni una cosa ni la otra. Los tiempos no son tan malos y la afcion no es tan "mala" como la pintan. Lo ideal es marcar el termino medio de todo. El ultimo partido no era para que la aficion cacereña animara mas de lo que hizo. Eso si, lo sacamos y su apoyo fue total cuando lo necesito el equipo, éste no esta tan mal, porque los resultados son regulares, pero eso si, lo que tiene que acompañar es el juego.
En fin como en todo el deporte.
Inexcusable es que se cargue contra el aficionado que siempre, siempre, a pesar de que el deporte no se sustenta en el dinero que este aporta, tiene que se el mas importante, mas en una ciudad como ésta. Mandar el balon a los que dejan de hacer cualquier cosa para ir al pabellon, leer los periódicos, mirar internet, etcc es escupir contra el viento, que no lo olviden quienes, apoyados a ciertas criticas pretender anunciar cualquier tonteria de conflagulacion para echar a este o al otro.

Guardian, te leo todos los miercoles, gracias por tu tiempo.

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo, la afición creo que se está portando genial en la medida de lo que hay, al igual que tambien creo que el equipo se está formando aún, tenemos que ver que son todos nuevos como equipo y en una categoría nueva, tenemos que tener un poco de paciencia tanto unos como otros.

Anónimo dijo...

calmando los animos guardian, fantastico el articulo.

taburete dijo...

En ningún momento he pretendido ofender a nadie, simplemente dar mi opinión de lo que desde mi punto de vista está pasando, sin embargo ha habido algunas personas que han arremetido contra la afición del Cáceres con insultos, llamandonos LASTRE.
Desde aquí, pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido con mis comentarios, pues no ha sido mi intención ofender a nadie.
Muy buena la entrada de hoy guardian, tu lo ves todo muy bien desde lo alto de la torre.
Un saludo muy fuerte para toda la afición.

Anónimo dijo...

para mí la afición sí está siendo un lastre, porque en estos momentos, mejor dicho en los dos últimos partidos como locales, resta más que suma. resta más que suma=lastre.

Y ciertos miembros de la afición, que van al pabellón a insultar (inútil, imbécil) a empleados de nuestro club, a esos ya no los califico de lastre sino de algo mucho peor que no voy a escribir por respeto al responsable del blog y porque si alguno considera lastre como un insulto a saber lo que puede pensar si lee ciertas palabras.

y sí, yo también estoy viendo que la afición está retranqueante, gélida o pasiva últimamente, cada uno que aplique el adjetivo que quiera. Pero claro, es muy bonito criticar y exigir y meterse con todo cristo pero luego cuando me critican a mí hacerme la víctima y el ofendido: "a mí no tocarme, que yo pago dinero y dejo de hacer cosas para venir al basket". Pues no señor, usted paga su dinero pero eso no le da derecho a decirle a otras personas cómo tienen que hacer su trabajo ni a insultarles cuando se equivocan en su trabajo (me gustaría ver a más de un insultador de estos en sus trabajos, a ver qué tal les sentaría tener a un tipo detrás llamándole de todo).

y el mismo derecho tengo yo a opinar y a considerar que la afición, como conjunto, en el pabellón resta más que suma (no emplearé la palabra lastre, aunque significa exactamente lo mismo, para que nadie esepcialmente sensible se ofenda), y si alguien de aquí está convencido de lo contrario, le reto a que en el próximo partido en casa se esfuerce por demostrar que no tengo razón.


por cierto, eso de que la afición siempre tiene razón, un topicazo como la torre de bujaco de grande. la afición mete la gamba y se equivoca como todos, al menos mientras siga compuesta por personas humanas.

Julián dijo...

¿Pero tú en que parte del pabellón te sientas? porque desde luego donde me siento yo, lo que tu cuentas no está pasando, te lo puedo asegurar, es cierto que con los arbitros nos podemos pasar pero yo aun está por que escuche un insulto hacia los nuestros.