jueves, 12 de noviembre de 2009

DIFIRENTES CARAS.

Ciorciari, base de Vivemenorca.
___________________
J. Antonio Bola González.
Cáceres.............................
___________________


Enfrascado en el interrogante de saber que cara será la que presente en su partido siguiente, el Cáceres rinde visita al grande que le faltaba en la primera vuelta. Pasados los primeros tragos de Zaragoza y Melilla, este ultimo en casa, y con el mismo saldo en negativo, el Vivemenorca, se cruza en la vida de los extremeños en un complicado momento, una vez que el pasado viernes, malgastara una opción de ganar en casa, en una liga que pasa cargos importantes a cada derrota en tu fuero.

El equipo de Hurtado, lejos de encontrar el total de su regularidad, ofrece unos dientes de sierra que lo mismo le hacen vivir el partido de su vida ante Breogan, que roza lo vulgar frente al Clínicas, pasando por la lucha contra Melilla y lo regular ante Tarragona.
Tiene precedente el partido. Aunque de modo amistoso, los menorquines se llevaron el trofeo ciudad patrimonio en su ultima edición, cuando el Cáceres empezaba a rodarse.

Y en medio, la afición. Ese punto de inflexión que ha renacido esta semana en la agitada vida cacereña y su relación con el baloncesto. Durante y tras el mencionado acto ante los de Málaga, la grada, chilló a su equipo y se molestó con el entrenador. Bronca aparte, la idea de que, un segmento de los asientos del pabellón cacereño no reman a favor de la institución o no animan en la demasía necesaria, ha generado un debate que lleva demasiado tiempo en candelero, desviando lo puramente deportivo.
En esas aguas nada el Cáceres, con un rival de grandeza, cuatro últimos años en la ACB, movilizado en esta temporada para recobrar el puesto perdido en la nobleza del baloncesto español.
Paco Olmos, rescatado de Melilla con jugadores adjuntos, mueve los hilos de un bloque con bagaje victorias/derrotas en numeros az tres capitulaciones, Cornella, Cai, Breogan, todas lejos de su cancha y cuatro triunfos en su cancha, La Palma, Tenerife, Gerona y Tarragona.
De Lugo vuelve el Menorca en deriva tras caer por 86-74, lo que con toda seguridad, presenta un partido angosto para los de Piti. En Baleares, se obligan por su tendencia, a no caer en su cancha, para no jugar con el colchón de las derrotas permisibles destinadas al aporte necesaria por el ascenso directo. Sin dudas, el horizonte de este partido, no es el mas grato para el cuadro cacereño. El pabellón de Mahon, es uno de los mas calientes de la Oro, con un publico siempre encima y una presión que será añadida al choque.

El la ciudad patrimonio, enfrascada en aquello de silbar si o no, no pareció sentar bien la afirmación de Francis Sánchez, realizada ayer a la prensa local. En ellas aseguraba que los silbidos “ por un oído le entran y por el otro le salen”. No parece la mejor de las maneras para quitar leña al fuego, aunque la hinchada cacereña, comienza a vivir la esperanza de encontrar la mejor cara de este Cáceres, la que haga olvidar la peor de hace casi una semana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena entrada Bola, para que luego digan.....

McArthur dijo...

Esta ciudad rebosa baloncesto, para bien o para mal, se habla de baloncesto. Pero que nadie ponga en duda la sabiduría de la grada, aún cuando alguien pueda pensar que está equivocada, la afición es soberana y la nuestra pese a quien le pese, sabe perfectamente cuando premia la actitud y cuando la reprende. Aprender de los errores es de sabio.

Aupa Cáceres.

Alejandro dijo...

Que razón tienes Mcarthur, me hace mucha gracia que periodistas como Javier Ortiz o Claudio Mateos se jacten de criticar a la afición del Cáceres y no se ocupen de analizar porque el Cáceres perdió el partido del viernes, eso es lo que hace un buen periodista, pero claro está mejor amedrentar a la afición con que no tendremos baloncesto, pues señores si no fuera por la afición por supuesto que no habría baloncesto, como dice Mcarthur la afición es soberana y por supuesto lo que ocurrió el viernes (me refiero al abucheo y silbidos) no al mal juego de los jugadores y la mala gestión del entrenador, ocurrió con un motivo justificado pues otras veces se ha perdido y ovacionado a todos (equipo y entrenador). De todas formas como dice Javier Ortiz hoy no juegan con la presión de la afición así es que hoy ganaremos.

Aupa Cáceres.

Taburete dijo...

Lo que tienen que hacer es dejar de tocar los "güevos" con tanta crítica a la afición y preocuparse por otros temas más importantes para el club.
Llevan una semana llenando espacios en la prensa con este tema.
¡AUPA EL CÁCERES! y que le den por saco a estos criticones.