miércoles, 14 de mayo de 2008

AVENTURAS

OPINIÓN.

Vivir aceleradamente es complicado. Tarde o temprano, uno, llega a la conclusión de que hay que pisar el freno pues puede ocurrir que, de tanto acelerar uno pegue un traspié.
Saco esa idea y la aplico a modo de interrogante, después de leer la entrevista que, con muchísimo acierto, lleva a sus paginas El Periódico Extremadura. Quien guste de las vida actual del Cáceres 2016 no se la puede perder pues creo que encierra muchas e importantes conclusiones, o no, en las pocas respuestas que el Presidente del club, José Manuel Sánchez López, ofrece a las interrogantes del periodista.
Hay una pregunta que, hecha con un grado de directa y a la vez intencionada claridad de obtener una respuesta a la misma cuestión, que no pocos aficionados de esta ciudad nos hemos hecho en algún momento. A muchos, esa cuestión nos preocupaba, al menos a quien ahora esta delante del teclado y leído lo que hoy se publica por de la boca de José Manuel Sánchez no dejas de inquietar en exceso.
El periodista pregunta al presidente, por las opciones que tiene para subir el equipo, separando el corazón y la cabeza.
La respuesta me deja preocupado. Sin mover ni una coma la transcribo, por su interés y porque la realidad al leer estos renglones puede que haya al menos que, inquietado a muchos de los que todos los días nos desayunamos con la prensa y las noticias del mundo de la canasta:
Con el corazón, deseo subir, ya que como muchos saben el baloncesto es mi gran pasión y cuanto más arriba este mi club, nuestro club, mejor. Con la cabeza, sé que es difícil. Hay que pasar dos eliminatorias muy duras. Pero con más cabeza aún, nos encontramos con el aspecto económico. La LEB Oro es bastante más exigente que esta categoría y habría que sopesar muy bien con qué respaldo, tanto institucional, como del empresariado privado, contaríamos. Las aventuras temerarias hay que dejarlas para la ficción.

Al que disfruta con un periódico en las manos desde que tengo recuerdos, la actualidad es algo que aparte de apasionar, engancha, he de confesarlo. En el momento junto en el que se encuentra el Cáceres 2016, con una masa en plena fase de recuperación por lo que nunca debería haber perdido, con todo lo que ello conlleva, leer eso de que las aventuras temerarias hay que dejarlas para la ficción, no solo lleva a grados de, por lo menos desasosiego si no rozar lo que vulgarmente se dice “mosqueante”.
Todos los que hemos vivido este año con la intensidad que se ha merecido y que ha dejado, la campaña de la resurrección al mundo del proyecto Cáceres Baloncesto, somos conocedores de las estrechez económica sometida que esta viviendo el club desde el inicio. Las palabras de José Manuel Sánchez, en la misma entrevista dejan muy claras la intención que estas declaraciones puedan buscar.
A unas horas de haber salido de los despachos en los que se reunía con la intención de socavar esos, archi-prometidos apoyos municipales que aun no terminan de llegar, intento encontrar cierto grado de frustración para alguien que lucha día si y al siguiente también con la realidad de mantener un proyecto escaso de ese dinero que lo aleje de situaciones vividas con anterioridad.
Que a estas alturas se deje el mensaje de que es complicado el ascenso desde el punto deportivo es algo que no se nos escapa a nadie que tenga cierto conocimiento del nivel competitivo en que esta inmerso el 2016.
Pero que separando el corazón de la cabeza se deje entrever, en las declaraciones del presidente, que, culminado el escollo deportivo, aun aplicar el sentido de la cabeza teniendo en cuenta apoyos económicos , aparte de tener cierto grado de esa realidad que los mismos que vivimos este asunto ya sabemos, y que desde luego entendemos que son claros, calificar de aventura temeraria eso de interpretar lo que cualquier afición puede pretender para con su equipo quizás deba haber un tramo demasiado largo.
Ahora que el equipo se juega el ascenso, dejar que la brisa de primavera lleve por el ambiente la idea de que si el objetivo, de ascender cae de alguna manera u otra, depende únicamente de lo económico, y se engloba en una aventura temeraria de la ficción, es algo que al menos no entra en el plano entendible de quien debe sentarse en los próximos importantes partidos para gritar a favor de su equipo, dando todo su apoyo, porque para el aficionado que su equipo ascienda no lo ve como una aventura temeraria.
El mismo aficionado, evalúa y mucho el hecho de que, su ayuntamiento, no termine de apoyar económicamente lo único de lo que, deportivamente esta moviendo masas en esta ciudad tan pendiente de ser grande y tan necesitada de cultura y otras muchas cosas en su búsqueda de identidad de importancia.
Que no se cuente con dinero para organizar horizontes es una cosa bastante triste cuando una vez realizado el esfuerzo de renacer, se tienen oportunidades ganadas con mucho sacrificio y resulta que se puede depender de dinero publico.

Recuerdo haber leído en algún sitio aquello de que Cáceres será en baloncesto lo que Caja Extremadura quiera que sea. Cuando lo leía, sentí cierto escalofrió . Esta mañana al leer lo que deja en la prensa del club, redobla esa sensación y me llevaba a la pregunta que en muchas ocasiones se ha convertido en afirmación . ¿ No estará el Cáceres 2016 viviendo demasiado aceleradamente?, en alguna respuesta de las muchas que encuentro veo el sí casi rotundo, en otras, solo vivo la realidad que veo cuando encuentro a varios miles de cacereños que se sienten identificados con su equipo de baloncesto.
J@NTONIO BOL@ GONZ@LEZ.

5 comentarios:

Rafael dijo...

Pues estaría bueno que otra vez nos pasara lo mismo que antaño, con la ilusión que todos los socios y no socios nos sentamos o bien en la butaca del pabellón que tenemos asignada o bien delante de nuestro televisor para ver a nuestro ansiado Cáceres 2016 que desapareciera de nuevo por culpa del maldito dinero; ese maldito dinero que en cantidad de ocasiones se emplea para cosas tontas e innecesarias. Un ayuntamiento como siempre, esté el que esté que promete, promete, promete pero no cumple para con este deporte, que pena que tengamos que aguantar todo esta lucha para con un deporte que mueve a tanta gente y que podría mover aún más y pasear el nombre de nuestra ciudad por toda España como ya lo hizo entonces cuando estaba en la ACB, en fin, que como dijo un día José María Peman “Extremadura la olvidada”, pero lo triste es que nosotros mismos somos los que hacemos que nuestra tierra se olvide; los que tienen el poder para hacer que las cosas funcionen no lo hacen, lo que está claro es que los aficionados como yo hacemos lo que podemos, yo saqué mi abono en cuanto supe que habría baloncesto de nuevo y procuro cada viernes llevar a cuantas más personas posibles para que se enganchen de nuevo, pero está claro que con los aficionados solo no se puede conseguir, aquí se tienen que implicar los que tienen dinero y seguir el ejemplo de las cuatro firmas que hicieron posible de nuevo este sueño y de las que se han ido sumando poco a poco, ahora solo falta que cumplan los que han prometido y como siempre son los renqueantes a la hora de pagar, que no a la hora de aparecer en fotos y de ver partidos de gañote.

Anónimo dijo...

"las aventuras temerarias son para la ficción" no para la afición...

Creo que basa el editorial en una interpretación errónea de las palabras del presidente de Cäceres 2016

Julian dijo...

Después de leer tu artículo detenidamente por dos veces, tras leer el comentario de “anónimo” no entiendo como esta persona puede confundir dos palabras creyendo que tu las has confundido, realmente las palabras del presidente están bien puestas se lee claramente “ficción” y creo que lo que intentas decir es la ilusión de los aficionados no se puede tirar abajo con estas palabras, al menos yo creo que esto es lo que he sacado en conclusión.
Lo que tenemos que tener todos y cuando digo todos es todos, es que este deporte levanta pasiones en esta ciudad y que si un día lo hizo puede hacerlo otra vez, lo que si está claro es que el aficionado que aún no se ha enganchado otra vez al tren del baloncesto es claramente porque no quiere volver a “sufrir” de nuevo el descalabro que sufrió cuando la plaza de ACB hubo que dejarla tras ver que nadie en nuestra Ciudad apoyaba un proyecto que era de todos y siempre por lo mismo, por el maldito dinero y ahora Cáceres se embarca en el proyecto de “Cáceres 2016” otro imposible cuando ni siquiera son capaces de cumplir con lo prometido en el baloncesto ¿cómo se embarcan en este proyecto que será un descalabro? ¿dónde pretenden llegar? Lo que si está claro es que Cáceres quiere baloncesto y admiro a las cuatro empresas: Núñez, Viassa, Iniexsa y Coniser que se embarcaron en este maravilloso proyecto que estamos disfrutando mucho y a todas las que se han ido sumando después ayudando a este proyecto.
Aupa ese Cáceres.

McArthur dijo...

Este Sr. con todos mis respetos, es un gran luchador por el baloncesto de Cáceres, pero eso no basta. Un Presiente de un club de la categoría del nuestro, tenía que decir las cosas con mas claridad, aún a costa de su puesto. Este equipo ha cumplido los objetivos con creces, la afición, no te quiero ni contar. Si las que no cumplen son las instituciones, para eso esta la prensa y los que tienen voz y voto dentro del propio equipo, para alzar la voz en todos los medios de comunicación. O es que en esta ciudad, solamente funciona el amiguismo y el compadreo. No queremos mafiosos para que esto funcione. Lo único que se pide, es que si este pedazo de equipo es un referente por su calidad para esta ciudad, que esté donde le corresponde.

GRACIAS

Estas palabras las he colgado, también en los comentarios del periódico. Creo que si no colapsamos los comentarios de prensa entre todos, al final, nos vemos desanimados y a estas alturas, eso no lo podemos consentir.

Plumppy dijo...

Yo creo que las cosas se están haciendo bien, que como en todos lados se necesitan muchos apoyos, pero creo que la Caja tendría que darse cuenta de lo que supone apoyar como lo hizo al deporte más representativo de la ciudad.

Sin exprimirla ni con chantajes a la institución como antaño. Caja Extremadura debe darse cuenta de que así como CAI en Aragón, Cajasol en Andalucía occidental y Unicaja en la oriental, ese dinero, que es el nuestro, no lo olvidemos, debe servir para abanderar un proyecto que lleve el nombre de la ciudad a toda España y sea el abanderado de la candidatura al 2016.

El nombre del equipo? Caja Extremadura 2016, Marca Extremadura 2016, Cáceres 2016 Marca Extremadura... Lo que sea, pero que los grandes se metan YA.