domingo, 25 de mayo de 2008

SENTIRSE PARTE DE LA HISTORIA.








CÁCERES JUGARÁ EN SU FINAL POR ASCENDER A LEB ORO.


CACERES 2016 - 89: Sam Jones (2), Kelvin Peña (24), Ricardo Busciglio (12), Juan Sanguino (6), Harper Williams (14) --cinco inicial-- Luis Gruber (15), José María Panadero (16), Félix Ortiz, Lorenzo Díaz.
CAJA RIOJA - 80: David Navarro (10), David Mediano (17), Michael Wells (7), Steve Johnson (16), Alberto Rodríguez (16) --cinco inicial-- Saminavicius, Carreto (3), Alberto Antón, Albano Martínez (7), J. F. Herrero, , Patrick Hilliman (4).
PARCIALES: 18-20, 25-24,20-19 Y 26-17.
RESULTADO POR CUARTOS: 18-20, 43-44 (descanso), 63-63, 89-80 (final).
ÁRBITROS: González y González. Eliminado: Alberto Rodríguez (min.40).
...................................................................................................................
Y Cáceres se sintió ganadora. La ciudad, su afición, el proyecto, los miles de seguidores, los empresarios que apostaron por el baloncesto, su peña, su gente, los jugadores, todos se sintieron ganadores.
Mas de cuatro mil gargantas corearon el nombre de Cáceres a modo de grito retenido después de una sequía pertinaz y como premio al tesón de una ciudad por resucitar, sin necesidad de milagro, algo que nunca tuvo que haber perdido y que nadie nunca debería haber jugado con ella, la ilusión.
Ante autoridades que no deberían dejar su labor de cumplir promesas, el equipo del Cáceres 2016 llevado por esas cuatro mil gargantas, hizo un guiño a su historia y en el primer año de ese regreso de la nada, se planta en la final por el ascenso a la Leb Oro con todos los meritos propios, de un gran equipo que capitaneado por un joven cacereño, de los de toda la vida, ha sabido conjugar el verbo ganar y emparentarlo con el de ilusionar. Desde el sábado el baloncesto nacional, devuelve el espacio que la capital cacereña perdiera.


Y fue real, nada que objetarle a la labor de una noche completa se mirase por donde se hiciera. Sin tener que prescindir de nada de lo que merece ocasiones como la de anoche, en las que la historia encuentra motivos para tomar parada y fonda en todas las porciones de la vida. En esa se incluye el deporte y dentro de él, el baloncesto. La oportunidad lo merecía y la ciudad, supo responder a la llamada que el destino presentara y, ante la necesidad de ser testigo de tal ocasión todos los que como actores se presentaron a tan importante función cumplieron con creces su papel. La emoción de un partido de este calibre, sus protagonistas, los nervios, los fallos arbitrales, el error de bulto, la emoción y sobre todo el gozo de ser victorioso. Todo se vivió y nada en la noche dejo espacio al sentirse defraudado.
Se trato de un partido de lógica baloncestistica en la que se presentan dos contrincantes que de tanto conocerse por haberse estudiado, manejaban el sentido de la realidad en movimientos alternos en el poder de llevar la razón, además, el partido que nació con la igualdad de una final, termino con la supremacía de un equipo que en su cancha lleva demostrando desde el pasado mes de diciembre con el buen sabor de sentirse imbatible.
Amparado en su incondicional público, el 2016 cambió los papeles al inicio en cuanto calidad de tiro. Busciglio, ese argentino en alza, anoto siete de los primero puntos que ayudaron a que los primeros parciales no entraran en el desastre. Otros cuatro puntos de Sanguino eran la suma del 11-18 cuando solo restaban 1,38 para terminar los primeros diez minutos. Antes, la igualdad en todo se hacia notar, habíamos pasado por la mitad del cuarto con un siete en ambos casilleros. El 18-20 del sonido de la bocina, daba idea de que la promesa de la noche nerviosa sería real.

El Caja Rioja, metido en el partido, se alejo del ambiente que ya sabía se encontraría en el Multiusos. Y lo hizo bien, con la garantía de sentirse regular y la obligación de jugarse una temporada en un solo acto. No en vano dejó todo lo que tenía en el empeño, pero el empeño viene grande cuando tu contrincante actúa con la confirmación de buscar identidad propia en la historia.
El segundo tramo del partido, ya con parcial a favor de los cacereños, no se alejó de la dinámica de igualdad del primer cuarto. Los números se arrastraban, en detrimento local, pero con tozuda sinceridad que le aportaba el hecho de ver siempre a los riojanos en distancias cortas, igual que ocurriera en Logroño.
De ahí después de mucho tirar y aflojar un 43-44, auspiciaba un desenlace de batalla demasiado amparado en el matar o morir.

MOMENTOS.
Cualquiera hubiera deseado saber que pasaba por las mentes de los hombres que luchaban en la cancha. Unos y otros teniendo el mismo destino, buscarían ese momento exacto en el que dejar fuera de combate a quien, frente a ti luchas por dejarte fuera de la realidad.
Piti, que cumplía años en tan importante fecha, preparo el asalto final con la certeza de que su arma menos secreta, el publico no le fallaría. Y así fuera.
El empate a 46 cuando casi a comienzo del tercer cuarto, se luchaba sin ese punto de inflexión total, dio paso a que en la mitad de cuarto los de Rioja se pusieran cuatro arriba, pero los hombres del Cáceres fueron en busca de la identidad del momento, mientras ya nadie respetaba su asiento porque mantenerse sentado era arto complicado. El volumen del ambiente era de decibelios alterados por al emoción que daba la igualdad del marcador, se luchaba y Harper hizo bien su papel, como lo volviera a realizar Peña lo mismo que Panadero sin descontar a Gruber que en su regularidad constante, completaban ese cuarto que terminaría con ventanas a cualquier circunstancia, 63-63 emitía el luminoso.
El resto de noche todo era de esperar. Desde el inicio del último asalto, los de Piti comenzaron a poner todo lo que restara, de ahí la primera ventaja sería de cuatro puntos cuando solo se hubiera consumido dos minutos, hizo sentar bases para lo que luego vendría. Pero aun falto el arreon de Caja Rioja, un parcial de 0-8 los llevó a ponerse por encima rozando la mitad del cuarto. Solo el empate a 77 les daría razones de esperanza. Restaban 2,15 de pelea y se continuaba luchado.
Luego una falta antideportiva originó la brecha final. Existente eso sí, porque la realidad sea dicha la falta lo fue y no uno de los muchos errores que el pésimo arbitraje ocasionara en la noche.
Pollito remató con un tiro libre y lo mejor, al saque de banda de la posesión extra un triple de descarado fue el que detono el partido.
Faltaban 49 segundos y la distancia era de siete puntos.
El pabellón hizo ademán de venirse abajo, como en el argot deportivo se define estos momentos.
Los siguientes minutos fueron de emociones, de recuerdos, de sensaciones especiales en cada aficionado, en abrazos, en alegrías y en ser felices totales por unos momentos. Olvidando problemas y encontrando motivos para ser felices por unos minutos. Esa gloria es la que anoche dio el Cáceres 2016 a su afición, a su ciudad, a ellos mismos y la historia.
Se jugará la final para una plaza a Leb Oro, se hará en el pabellón de la ciudad. Allí estará el equipo de la capital cacereña. Lo que reste por vivir se lo ha ganado este equipo con su tesón y su juego. Lo que quede por sentir se lo merece la afición al baloncesto de Cáceres que a día de hoy descansa con la verdad de tener baloncesto del importante en su ciudad. Una verdad que para nada quieren volver a perder.
En una semana, algo que dijera Sabina se pudiera aplicar a lo que a buen seguro se viva en esta ciudad, el Cáceres 2016 y su afición, unos a otros podrían cantarse aquello de "y matarme contigo si te mueres y morirme contigo si te matas, porque amores que matan nunca mueren".

9 comentarios:

McArthur dijo...

No quería ir a dormir, sin ser el primero en leer tu cronica. OLE.
Espero que las autoridades del palco no cerraran los ojos anoche, este club tiene pendiente deudas sin cobrar con sus respectivas administraciones. Animo a las entidades bancarias y empresas consolidadas de la región para lanzar el unico deporte de masas en nuestra ciudad. Animo al Plasencia, puedo asegurar que me dio mucha pena, pero como aficionado del Caceres, respire aliviado ya que estoy seguro que hubiese sido el rival mas duro para nosotros. Vengaremos vuestra derrota.
¡¡AUPA EL CACERES!!

José Manuel Rayo dijo...

Impresionante Crónica,lo conseguimos, de verdad estuve pegado a las noticias que me llegaban vía móvil por parte de mi cuñado,que estuvo en el partido, CUANDO ME MANDO EL SMS DE QUE HABIAMOS GANADO...desde la Siberia Extremeña..DI UN SALTO VAMOS COMO UN MATE...jajja, además ayer al llegar a casa tuve la oportunidad de ver la segunda parte en Norba TV, que ambientazo...que triplón del pollito...impresionante, ahora a disfrutar de la Final Four...por cierto ya te he manadado el mail..para que quedemos..
Un Saludo
Rayo

Julian dijo...

Chapo a las empresas que han permitido que tengamos baloncestos de elite de nuevo en nuestra ciudad, chapo a la plantilla, chapo a la peña, chapo a Piti, chapo a todos los que están al lado de Piti, chapo a la afición, chapo a todos, chapo a Bola por hacernos disfrutar de sus crónicas.
GRACIAS A TODOS LOS QUE FORMAIS PARTE DE ESTE PROYECTO DE UNA MANERA O DE OTRA.

Anónimo dijo...

Gracias Piti, gracias Cáceres por lo que nos hicisteis disfrutar el sábado.

Anónimo dijo...

Se sabe a que hora serán los partidos el viernes?

Anónimo dijo...

Que vivencia la del sábado, aún me estoy saboreando lo bien que lo pasamos, a ver si el viernes lo organizamos igual, por cierto se sabe a que hora será el partido.

Anónimo dijo...

Que crónica tan estupenda, diferente la verdad, las fotos también. ¿Pondrás más como en otros partidos? Saludos

José Manuel dijo...

Hola:

Muchas felicidades a la directiva, cuerpo técnico, jugadores, aficionados, empresas, patrocinadores y a tod@s los que están haciendo posible llenar de alegría y orgullo a tanta gente.

Desde la distancia os apoyo pero ya no puedo mas y despues de no poder ir el fin de semana pasado este me escapo a ver la final a 4 ya tengo mi abono y no pararé de animar hasta quedarme ronco.

Aupa Cáceres!

Cáceres es ACB.

Anónimo dijo...

Se me han puesto los pelos como escarpias al leer esta crónica, la verdad es que demuestras grandes sentimientos por este deporte. Saludos desde el jerte.