martes, 4 de noviembre de 2008

A modo de Editorial.

opinión.
Un aficionado, un entrenador.

Profundidades de una derrota aparte, el Cáceres 2016 no ha movido un ápice su situación en cuanto al partido del pasado viernes. Tal afirmación a pesar de poder sonar a perogrullada, (nunca una derrota en casa puede pasar inadvertida); puede estar considerada en la necesidad de encontrar, de una vez por todas, la tranquilidad necesaria para poder encarrilar esta competición tan complicada como es la Leb Oro.

Intentando poner carpetazo al caso Harper, el 2016 no puede permitirse el lujo de tener un caso Moos. No cabe duda que la disciplina dentro de la cancha esta para ser respetada y los ordenes del entrenador son para cumplirlas y nada ni nadie tiene porque discutirla y mucho menos con malos modos hacia un compañero. Hasta este punto correcto. A partir de ahí, se impone el arreglarlo por quien debe tener el temple de hacerlo. Ese no es otro que el entrenador.
Son innumerables los casos como el del americano en todos los deportes. Desplantes al ser sustituidos, al no enfocar con el interés necesario las ordenes del entrenador, e incluso al discutir los dictámenes del técnico, han ocasionado “encontronazos” entre jugadores y entrenadores. Los últimos siempre han sido los encargados, de la única manera que debe ser, con su preparación, de solventar tales circunstancias. De lo contrario el vestuario se le iría de las manos. Y hasta ahí punto y final, sin dar mas crédito a lo acontecido que, demostrar que todo está solucionado. Eso se demuestra en la cancha y la respuesta debe ser asumida por el aficionado con la proporción que aporte el nivel de juego del propio jugador. Es una parte de la ley no escrita del deporte.

Mas preocupante, por ahora para los aficionados es el avance en el juego cacereño.
Las lagunas por la que aun esta pasando en cuanto a intensidad del conjunto cacereño, preocupa en demasía en la grada del Multiusos. Apreciable en el ultimo de los encuentros disputados y en al misma intensidad en los anteriores, es tarea a remediar por el cuerpo técnico capitaneado por Hurtado.
Facetas como la del tiro exterior y el aprovechamiento del ataque estático así como el dejar de perder tantos balones en ataque, son imperativos que con seguridad completarían el grado de calidad que tiene la plantilla de la capital cacereña
El potencial de los jugadores que tiene Manuel Hurtado bajo su mando, es bastante algo, Baloncesto desde Cáceres, desde el comienzo de temporada, mantiene la teoría clara de que , si todo ese potencial se conjuga, el Cáceres 2016 será un rival mas duro de los que componen la Oro. Van siete jornadas y el calendario cacereño comienza a calentarse. El próximo sábado el líder en su cancha, luego Mallorca, Melilla, Los Barrios, Tenerife.... va siendo hora de ir viendo con claridad ese potencial conjugado, la competición propiamente dicha así lo exige.
Ello no garantiza no perder nunca, ni mucho menos, pero aclara el grado permisible que tenemos así como, demuestra cierto respeto competitivo en los rivales a los que no les será tan sencillo leer nuestros partidos, entre otras cosas.
Baloncesto desde Cáceres.
04/11/2008.
11.00 horas.

5 comentarios:

Julian dijo...

En lo que dices tienes razón, todo el que vea al 2016 sabe que hay equipo pero el entrenador es el que tiene que saber leer lo que tiene, creo que por el momento no lo ha conseguido, en cuanto se nos ponen en zona, se terminó, nos ahogamos, en tiros libres, estamos fatal y resuelven muchas veces partidos, y bueno si ya hablamos de tiro exterior, mejor no hablar. A pesar de todo creo que si se combina bien puede resultar un gran equipo.

yannakis dijo...

El equipo conque se cuenta me parece bastante bueno y compensado. Tal vez falte algún especialista más desde la distancia de 6,25 metros, pero no creo que ese sea el mayor problema.
Para mí el problema es que jugamos con muy pocas alternativas en ataque. Parece que sólo podemos vivir de la inspiración de nuestros bases ante su par, de que se marchen del mismo y entonces puedan penetrar y tirar o doblar.
No se ven cortes por debajo de la zona; bloqueos entre pivots para liberar a uno de los dos; cortes dentro fuera... Tenemos a Poves, a Guaita y a Panadero que pueden ayudar con sus triples, pero pocas veces rebiben el balón solos o con ventaja en esas posiciones.
Y tenemos un juego interior muy completo.
En defensa hay que apretar más. En el último partido nos sangraron con jugadas -a veces- muy facilonas.
Hay que aprovechar mejor lo que se tiene, sacarle más partido. Y eso es trabajo del entrenador. Seguro que él conoce muchas más soluciones que yo. Ahora sólo queda que empiece a aplicarlas.

Desde aquí quiero animar al equipo, pero también pedirles más intensidad a lo largo de los partidos y no sólo cuando empiezan a escaparse o todo va bien.

Saludos,

ISRAel

taburete dijo...

Me ha gustado mucho el artículo, creo que se tienen que centrar más en el juego y no darle tanta importancia a un calentón de un jugador y más cuando el propio "Piti" se los coge en casi todos los partidos.

Anónimo dijo...

¿y como no se va a calentar si ve a dos tíos de gris pitando lo que le sale de los....? creo que merecemos un respeto por parte de los árbitros, y una vez conseguido eso seguro que vemos un buen partido, pero ante todo respeto. Un saludo y vamos a por el Alicante!!

manu dijo...

Estoy totalmente contigo Israel, creo y ya lo he dicho en muchas ocasiones que tenemos un gran equipo, pero que lógicamente hay que sacarles partidos y eso es trabajo del entrenador, venga Piti que tu puedes.

Animos desde aquí a nuestro equipo y entrenador.

Un saludo a todos.