sábado, 6 de diciembre de 2008

GOLPE DE MANO.



EL CÁCERES SE TRABAJÓ UN IMPORTANTE TRIUNFO.



Crónicas de : La Opinión de Tenerife y El Dia, (Tenerife).



Tenerife Rural(21+25+14+22). Edu Sánchez (-), Julio González (5), Barbour (13), Maraker (6), Hamilton (15) -inicial-, Wachsmann (2), Francis Sánchez (19), Boccia (11), Antelo (11) e Iván Rodríguez (-).
Cáceres(24+20+24+17). Lelton Brown (4), Michael English (9), Cage (4), Guaita (25), Simien (23) -inicial-, Jesús Poves (11), Tomás Bellas (3), Sanguino (4) y Lucio Angulo (2).
ÁrbitrosMorales Ruiz y San Cecilio.
Parciales9-11, 21-24, 31-33, 46-44; 52-57, 60-68, 67-77 y 82-85.
IncidenciasPabellón insular Santiago Martín.
Unas dos mil personas.

El Tenerife pincha en hueso.
El equipo de Rafa Sanz cae ante el Cáceres en un partido mediocre en el que paga por sus errores

JUAN S. SÁNCHEZ LA LAGUNA , (La Opinión)
El Tenerife Rural encadenó su segunda derrota consecutiva en una noche colectivamente desastrosa en la que, pese a todo, tuvo posesión de balón para obrar el milagro de Alicante, sólo que, esta vez, Antwain Barbour no apareció. El Cáceres 2016, con muy poco, se llevó un triunfo importantísimo para sus aspiraciones de un Santiago Martín que volvió a recordar a la nevera de antaño por la frialdad de sus seguidores.

Y es que el Cáceres tampoco dejó mucho margen para la ilusión de la hinchada local. Bien dirigido por Rod Brown y con una pareja interior que rozó la perfección, el conjunto extremeño mandó en el marcador desde que Guaita, con ganas de revancha, inició su recital anotador. El ala pívot argentino estuvo sobremotivado y en ese estado es más que peligroso, aunque sus primeras canastas llegaron desde el interior de la zona. Quizá, porque el ex blanquiazul había firmado un estrepitoso 0/12 en triples en sus dos últimos partidos ligueros.Al Tenerife le costó muchísimo entrar en el partido y sólo lo hizo, después de un largo periodo de hibernación, con la aparición de Francis Sánchez ya dentro del segundo cuarto. Antes, Barbour se había mostrado indolente y el restod e sus compañeros habían estado impotentes. Sin embargo, pese al horroroso rendimiento tinerfeño, el partido seguía estando al alcance del cuadro local. Los 13 puntos de Francis Sánchez en el segundo cuarto lo permitieron.

De no ser por el acierto del alero malagueño, el Cáceres habría roto el encuentro antes del descanso tal y como lo hizo tras la reanudación. Rafa Sanz se olvidó de Francis y Barbour se olvidó del partido. El de Kentucky fue grande ante el Alicante y diminuto en Melilla y ayer ante el Cáceres. Además, en el tercer cuarto apareció Wayne Simien. El norteamericano demostró su categoría NBA firmando un parcial portentoso con 12 puntos sin fallo, dominando las zonas y permitiendo mayor libertad de movimientos a Guaita desde el exterior.El Tenerife, además, se empeñó en ceder más y más ventaja a su rival errando tiros libres que posteriormente serían decisivos. El Cáceres ralentizó su juego a través de Rod Brown y el Tenerife apeló a la épica para ganar un partido imposible. Y lo pudo hacer, aunque un dos más uno de Simien a diez segundos del final evitó otro milagro blanquiazul.


Sanz: "Nos ha faltado agresividad".

La Opinión:

Rafa Sanz comentó al término del encuentro que "es una derrota dolorosa.

Ellos han sido mejor equipo". El técnico del Tenerife Rural explicó que "la mala actitud en defensa en el primer y tercer cuarto fue decisiva", y reconoció que "nos ha faltado un poco de agresividad". "Es cierto que con Boccia en el campo les hicimos daño, pero era un partido para salir con el cuchillo entre los dientes y no ha sido así", lamentó el entrenador cordobés."Ellos construyeron muy fácil, muy cómodos y nosotros no pudimos dinamitar el juego del rival", señaló Sanz, que explicó que "creíamos que se desinflarían al final, pero no fue así. No es lo mismo tirar estando diez arriba que estando diez abajo".


Para el entrenador blanquiazul el final del partido fue "muy precipitado". Sobre la actuación del ex blanquiazul Diego Guaita, Sanz señaló que "son cosas que siempre pasan y hay que reconocer que nos hizo mucho daño".
........................................................


Sin ambición no es posible el éxito.
El Tenerife Rural, que enganchó a los aficionados tras derrotar hace quince días al Alicante, no fue capaz de mantener la intensidad que requiere un choque de este tipo y cedió frente a un Cáceres mucho más acertado delante.

J. SOTOMAYOR, S/C de Tfe. (El Dia)

Si no tienes un día inspirado en el tiro exterior y encima no defiendes, difícil es que se pueda ganar el partido. Ayer, el Tenerife Rural lo hizo. No acertó desde fuera y, además, permitió al rival jugar como quiso en ataque y al final, les dejó el triunfo en bandeja.

Y es que ayer era el momento de ganar. Perdió Melilla, ganó Breogán y el conjunto blanquiazul, con dos partidos en casa seguidos -el próximo viernes volverá a jugar en el Santiago Martín frente al Valladolid-, se encontraba con una situación idónea para llegar al parón navideño. Ahora todo está igualado. Las diferencias entre el primero y el octavo son mínimas.

Los diez primeros minutos fueron de alternativas en el marcador. Ni Tenerife Rural ni el Cáceres lograban tomar diferencias. Los locales se mantuvieron en individual, mientras que Juanma Hurtado, técnico visitante, alternaba la zona con la defensa al hombre.

Maraker y Barbour veían canastas fáciles, mientras que por los visitantes, Diego Guaita anotaba desde fuera. Eran los tres mejores hombres en el campo hasta el momento.
El Tenerife Rural mejoró algo el segundo cuarto, pero sobre todo cuando el conjunto extremeño se fue de siete puntos (21-28). La entrada de Francis Sánchez y un mejor Hamilton permitieron reducir las diferencias y el marcador se volvió a igualar.
Hurtado seguía buscando soluciones defensivas con un nuevo cambio a zona, aunque en esta ocasión a 1-3-1 y el Tenerife Rural esperando que llegara su racha para empezar a dejar sentenciado el partido.
Lo cierto es que sin hacer un juego brillante, los blanquiazules se mantenían en el partido. El rival, muy anárquico, sacó provecho de sus acciones ofensivas, pero no era capaz de aprovechar los errores locales para marcar con claridad diferencias.

Al descanso se llegó con ventaja para los de Rafa Sanz (46-44) y con esa sensación de que con un poco más de intensidad defensiva, el partido se decidiría pronto.
Pues no fue así y si se esperaba a un Tenerife Rural con un cambio de actitud tras su paso por vestuarios, fue el Cáceres el que salió por el partido y vio más fácil el camino del triunfo que los tinerfeños.

Los extremeños salieron mejor plantados en la cancha y con bloqueos rápidos y "unos contra unos" empezó a coger diferencias. El Cáceres pasó de un 50-55 en el minuto 24, a un 58-66 en el minuto 29. Se había ido el tercer cuarto y cuando se esperaba a un Tenerife más intenso, fue todo lo contrario y los visitantes, donde empezaba a destacar Wayne Simien debajo de canasta, se irían con ocho puntos al término del tercer cuarto, aunque un minuto antes habían alcanzado la máxima diferencia hasta el momento (58-68).
Antwain Barbour, que se había ido al descanso con once puntos anotados, sólo había conseguido dos en el tercer cuarto.
Rafa Sanz apostó por el ataque en el inicio del último cuarto (60-68). Puso en cancha a Francis Sánchez y a Antwain Barbour con Adrian Boccia como director de juego. Pero el problema no estaba delante, sino atrás. Francis era el más acertado junto a la intensidad que siempre le puso Lamont Hamilton.
Los minutos pasaban y no había una reacción contundente por parte de los locales. A siete minutos del final (64-72), el público empezó a darse cuenta de que el partido se podía perder y empezó a apoyar al equipo cuando éste defendía. El Cáceres alcanzaría los once puntos de ventaja a cuatro minutos del final (68-79) y Sanz paró el partido con un tiempo muerto en busca de una salida.

Pero no la hubo. Jesús Poves anotaba un triple, Boccia fallaba una entrada, pero a pesar de eso, los locales seguían con opciones. Y es que a falta de dos minutos el marcador reflejaba un 74-82.Los dos minutos fueron intensos, aunque con esa ventaja visitante que le permitía jugar sin precipitaciones, pero dos fallos en ataque llevaron al Tenerife a colocarse dos puntos por debajo (80-82) a 34 segundos para terminar el choque. El Cáceres atacó, Barbour taponó y el balón fue hacia Simien, que supo jugarse ese último ataque para hacer un "2+1" y decidir a favor de su equipo, justo merecedor del triunfo ante un Tenerife que el viernes espera al Valladolid.
-----------------------

Crónicas de:


.........................

DESDE LA DISTANCIA.
Tenerife se separa de Cáceres por 1.525 kilómetros.
Por J. Antonio Bola González.

Lo importante no tiene medidas. Cada reto conseguido en la vida es medido desde el prisma que la necesidad le otorga o la calidad real de su virtud.
En el caso de la victoria del Cáceres sobre Tenerife en la noche de ayer, lo importante es medirlo, sin acritud sobre ninguno de los puntos que puedan consentírsele en letras mayúsculas.
Tenerife posee uno de los pabellones mas complicados y que a raíz de la victoria de los de Piti, aumentará su dosis de dificultad, para conseguir traerse la victoria hay que demostrar ser un buen equipo. Lejos de planteamientos de los que, se desee o ronden y rondarán la dinámica de competición de cualquier equipo que se mueva en la élite, el 82-85 de anoche engancha en el entusiasmo por este 2016 de baloncesto.
El planteamiento defensivo férreo planeado por Piti, dio frutos que fueron recogidos en la emprendedora tarea de sacar algo importante contra el tercero de la clasificación y aspirante al ascenso directo. Guaita en el protagonismo de todo un lujo, Simien en su camino y el resto concentrados y exhaustos dieron la justa respuesta al sentimiento de todos y a la sorpresa de muchos.

Razones para todos los gustos.
Los que solicitaban una conjunción del equipo que aúne la mucha calidad que posee este equipo, tienen argumentos para estar contentos no solo por la victoria, también por el método y la marcha en ese camino.
Para quienes, por otra parte se agarran a la férrea idea de que el Cáceres tiene que estar entre los grandes, tienen base con este resultado.
Y quienes ven o entonan el pensamiento de que a Hurtado necesita más para manejar este equipo con todo el éxito esperado, la victoria de ayer, por lo menos les deja en el beneficio de la duda. Para el técnico, demostrar con resultados y juego debe ser su única respuesta. Lo de la venta de “la moto averiada”, se mira esta mañana en aquello de la sorprendente y trabajada victoria de Tenerife, con cierto escepticismo y con un revanchismo del que, en este momento saca beneficio el Cáceres 2016 Baloncesto que por otra parte es objetivo único.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes. No creo que el pabellón de Tenerife sea uno de los más complicados de la liga, al menos tras lo visto ayer.

El público apenas achucha, aunque es difícil con el ambiente gélido de ese mastodonte de más de 5.000 localidades sólo ocupadas por 1.500 personas, siendo generosos.

Pabellones difíciles son, aparte del nuestro, Illescas, Breogán o La Laguna; León si me apuras, pero el Santiago Martín no da miedo.

Otra cosa es que te quieras referir al equipo, ese sí que es difícil de ganar, pero nosotros ya lo hicimos. Vaya alegría!

J. @ntonio Bol@ Gonz@lez dijo...

La metáfora de pabellón complicado de ganar, esta escrita desde el punto de vista de equipo dificultoso de vencer. De los equipos que han pasado por esa cancha, a pesar de sus 1500 espectadores, solo han ganado Breogan y Cáceres. Sin duda es un pabellón complicado no por su público, es complejo por el equipo que juega en casa y que quiere tener su cancha propia como fuente de victorias para conseguir el objetivo de optar al puesto de ascenso directo.

Gracias por leer el blog.

J. @ntonio Bol@ Gonz@lez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Desde luego alguno os la cogeis con papel de fuma, que manera de poner falta a todo, como esta semana no os podeis meter con el entrenador pues ahora algo nuevo.

McArthur dijo...

Enhorabuena, los resultados favorables callan muchas bocas, pero lo más importante de todo es la formación del equipo, aun cuando la prensa Tinerfeña dice que no fue para tanto, la realidad es que se ganó un gran partido, cuyo resultado podía haber sido de escándalo. Especial mención a Diego, sincero y humano, quizás necesitaba sacar fuera el mal momento por el que pasaba y mira 25 puntitos, genial.