sábado, 7 de febrero de 2009

EL HIJO PRÓDIGO.

Cáceres 2016, 78- Basket Vic 64.
Los de Piti, volvieron a entusiarmar.

Cáceres 2016: Moss (12), Poves (17), Brown (15), Simien (10), Angulo (9) – Bellas (0), Sanguino (3), Guaita (12), Panadero (0), Ruikis (0).

Basket Vic: Manzano (9), Sabat (10), Llorca (0), Kiefer (14), García (6) – Jiménez (0), Feliu (11), Teruel (7), Amador (7).

Marcador por cuartos: 20-15, 38-37, 58-44 y 78-64.
Parciales: 20-15, 18-22, 20-7 y 20-20.

J. Antonio Bola González.
Cáceres............................

Las victorias entusiasman, reconcilian y bañan de regocijo todo lo que rodea al deporte. No cabe la menor duda. Ante un rival de menor cuantía en relación a calidad, el Cáceres 2016 dio sentido a la victoria in extremis en Burgos, hace quince días, para pasar la noche como equipo de play off, a costa de un Basket Vic, desquiciado en el tercer cuarto, que solo pudo mirar desde abajo a los de Piti.

Bañado por su público, ese que gritara cuando no le gustó lo que vivía hace casi un mes, el Cáceres, en esta noche, fue un equipo de miras distintas a las que demostrara en sus últimos dos partidos en casa.


Manifestado queda que, el baloncesto guardado por el 2016 en su recamara, puede dar tributos altos. La palabra final de este Cáceres no esta dicha en la competición. Lejos de apoderarse de un triunfalismo que no vale más que lo que dura una victoria, a poco que el conglomerado cacereño se empeñe, hilvanar una temporada digna se halla en su mano.
Y no es poco. El partido de esta noche así lo demuestra. La grada del Multiusos, que perdona todo, entiende que su sitio es el que es, y que como juez y parte en este asunto, todo será lo que su equipo quiera.
Y lo entendieron los de negro, porque el partido nacía envenenado, lastimoso y con una prueba de fuego para el Cáceres que volvía del destierro y el oasis copero, con la mochila cargada de nuevas sensaciones. No podía por menos. Si Lugo apuntara renovados brios tras el fondo tocado de León, Burgos amainó el desasosiego para dejar a Vic como víctima propicia, con la que empalmar el remate necesario.
Dicho y entendido por todos.
La grada, ansiosa de baloncesto, necesitaba sentirse útil, hizo colas para entrar al pabellón. El traicionero frío, no oficiaba de escusa. Y la recompensa fue justa y necesaria. Como nunca.

Partiendo de un primer cuarto de justicia igualatoria, el Cáceres tanteó a los catalanes con un buen movimiento de balón en ataque. Los primeros diez minutos, se hilvanaron en la igualdad de un toma tu y vivo yo. Siete de los nueve puntos que anotara el catalán Manzano, dejaba el marcador en una ventaja de 3 para los de Barcelona en un 12-15 a expensas de tres minutos para el primer corte. Ahí acabó la anotación de los de fuera por el momento. Sentado Simien, con antecesora inoportunidad en dos faltas frías, un parcial cacereño de 8-0 embellece el luminoso para los locales. 20-15 de explicaciones igualadas pero con intenciones de dar primero que no dos veces.

Vividos dos minutos del segundo cuarto, Poves da por inaugurada su faceta de tirador en una tarde que no se le diera mal, 4/6, justo para romper la dinámica de su equipo que rondara una “regular” firma desde la línea de tres. El bagaje total deja un feo 32% desde esa posición para ofertar un 8/25 que de no ser superior a los que aportara su contrincante, -4/19, 21%-, bien pudiera haber sabido a disgusto.
Pero era la noche en que las cartas te vienen buenas a poco que se sepan jugar. Y aprovechó eso el Cáceres. Incluso emoción en ese mal porcentaje, se llevara en su debut ese nuevo amigo de la grada cacereña. El lituano Ruikis, buscó la ovación en siete oportunidades. No la topó, pero las dos mil almas del pabellón estuvieron a su lado. Al suyo y al de Panadero, que lejos de ser quien es, vive del pundonor que le resta en una temporada que por momentos le pasa una factura demasiado alta.
Sentado Simien en más de la mitad del segundo cuarto, Guaita trajinó lo suyo ante Keifer. Moss, parecería sentir mas el escudo, Brown ofreciera su mejor cara y el mencionado Rukis vivió sus primeros minutos como afiliado al Redoble. A pesar de todo, un amago de pájara, pintaría el resultado de esta parte de la tarta en un desconfiado 38-37, a modo de asomada angustia.

Pero el asalto decisorio llegó tras el bocado del descanso. Enchufados en si mismos, los de Hurtado no dejaron pensar a los catalanes. Éstos, álgidos como el exterior del pabellón, vieron el parcial de salida en el cuarto de 7-0 a 8, 15 de la bocina, 45-37. En tres minutos el Cáceres hizo un 12-2 con Simien en chándal sentado con su tercera falta que arrastrara del segundo cuarto.
Angulo pidió permiso para unirse a la fiesta y la defensa de los extremeños angustió tanto a los de Vic que hizo desquiciarles. Ataque tras ataque, el fallo catalán obtenía respuesta a modo de tanteo cacereño. Así hasta desembocar en casi triplicar en el parcial. 20-7. Con mas oxigeno, el 58-44 ofrecía dar muerte al choque.

Lo hizo el Cáceres en el último cuarto, en su inicio. Lejos de bajar la guardia, como pudiera adolecerse en anteriores partidos, Piti, no permitió que nadie bajara intensidad. Los errores a cobrar pronto se presentaron a modo de doble técnica al entrenador catalán Xavi García que, ante la inoperancia de los árbitros, decidió dejarse llevar por eso que los entrenadores guardan muy dentro y sacar la rabia para dejar a sus hombres huérfanos de itinerario. Por aquel tiempo, el Cáceres aprovecho el desconcierto y se puso más de veinte por encima 73-51.
Se movía bien en ataque el quinteto cacereño, eso, y la defensa fuerte, con Moss certero en rebote, Angulo en su tónica y la agónica presencia de Simien en su minado partido por personales, fueron los justo para que con mas tranquilidad de la esperada el final fuera como el regresar del hijo prodigo, una fiesta.

Y entonces tornara el lituano a la pista. No cumplió objetivos, pero la victoria todo lo perdona. El nacimiento de Ruikis, puede esperar. Con tiempo todo se alcanza.
El triunfo reconcilia y hace la vida más sencilla. A esa hora, el frío era el mismo, pero se hacía sentir menos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen partido de los nuestros, Mantas no tuvo suerte pero el chico no dejaba de intentarlo, cuando le entre una detrás vendrán las demás estoy seguo.

Anónimo dijo...

Piti,sigue dando lecciones de estas a quien tanto te critica, muchos somos los que te queremos en nuestro equipo.

Manu dijo...

Que paliza a los de Vic, se fueron calentitos ayer, así se hace chicos.
Muy buena crónica Bola.

Taburete dijo...

Anónimo, dejate de lecciones y no calientes el ambiente que ahora está en su punto, al final de la temporada haremos los comentarios y sabremos quien tiene la razón.
En cuanto al nuevo fichaje Mantas Ruikis, parece un buen artillero de 6'25, la pena fue que no entraran pero se le ve con ganas de integrarse y jugar bien.
Seguid así que los aficionados estamos con vosotros.

¡AUPA EL CÁCERES!

puntasconresaka dijo...

Buen partido del Cáceres, centrados y serios. Vic dio una imagen muy pobre gracias a la defensa de nuestros jugadores.
De su entrenador mejor ni hablamos. ¿A qué tanta queja?
Como anécdotas del partido anotar que Guaita y Angulo volvieron a acertar desde la línea de triple y que Cage, tocado, no jugó.

¡Suerte, Cáceres! ¡Estamos contigo!
(El carné de socio ha sido la mejor inversión del año. ¡Menudas noches nos pasamos en ele multiusos! Con contrastres y buen humor).

Anónimo dijo...

En estos tiempos de escasas alegrias es de agradecer la recuperación de la senda de las victorias. Este fin de semana tan siquiera he necesitado la hipotetica ilusión de la quiniela, me bastaba con la victoria del viernes. Roguemos y apoyemos por más triunfos.

OPTIMISTA dijo...

FELICIDADES PITI, IGUAL QUE LAS DERROTAS SON TODAS TUYAS,(SEGÚN ALGUNOS) LOS TRIUNFOS ENTONCES SON TUYOS TAMBIEN.
ME GUSTA QUE DEMUESTRES TU VALIA Y ASI CALLAR LAS VOCES QUE TANTO TE CRITICAN.