domingo, 17 de mayo de 2009

PUNTO Y SEGUIDO.


CACERES 2016: Tomás Bellas (6), Chus Poves (9), Lucio Angulo (15), Juan Sanguino (10), Diego Guaita (6) --cinco inicial-- Rod Brown (12), Dan Cage (6), Mantas Ruiks (18), Mario Tejeda (0), Miguel Guillén (0).
LECHE RIO BREOGAN: Dani López (24), Alberto Corbacho (20), Andrea Pecile (8), Roberto Morentín (12), Brian Cusworth (11) --cinco inicial-- Nacho Ordín (1), José Luis Fernández (5), Javier Román (1), Beitinho (3).
MARCADOR POR CUARTOS: 22-24, 34-44 (descanso), 60-66 y 82-85.
ARBITROS: Mohedas y Bey. Eliminados: Poves (m. 34), Cage (m. 40) y Cusworth (m. 40).


J. Antonio Bola González.
Cáceres.
----------------------------


Punto y seguido. El Cáceres 2016, cerró la temporada en la dinámica que la anduvo en su tercio final. En esa manera de enfocar las adversidades cuando el ejército es mínimo, o sea, aplicando demasiado corazón y proponiendo héroes. Su empeño, volviera a encontrar el premio de una afición, que sabe de este baloncesto, y que entiende de la entrega, al mismo tiempo que reconoce el empeño de un conjunto, que mermado, sacara de si mismo fuerza, para encarar la osadía, de mirar una competición como la Oro, con los ojos de un equipo entero. Y todo, bajo el mando de un cacereño, Manuel Hurtado. Un entrenador de los de fondo. Ese tipo de preparadores que confían en si mismos y enlazan su futuro al trabajo, cosa que la grada, entendida, termina agradeciendo.

Punto y seguido, en una noche para otro espacio mas en la Historia del baloncesto cacereño. Punto y seguido, en un partido contra un gran equipo, con aspiraciones a un ascenso despachado en las eliminatorias de Play, que inscriben voluntarios a la final a cuatro, donde, los de Lugo, que esperan a Los Barrios, con plaza en la noche de este viernes, poseen enteros para vivirla.

Nada mas que honor de por medio, el partido, prometía en su inicio, sensaciones contrapuestas. Los locales, para ofrecer una dulce despedida, Breogan, para entrar con dinámica de fuerza en las eliminatorias. Dicho y hecho, porque el honor hace las riñas duras y disputadas.
Los gallegos enfrentaron el reto con la idea de plantilla larga que posee, con hombres de calidad y conjunto armado de propósitos. Cáceres, con el sentimiento con que habitara en la recta final de la campaña.
Los primeros nueve puntos locales se firmaron en tres lanzamientos de tres. La primera ventaja gallega, digna de llamarse así, 6-14 en el minuto cuatro.
El coraje local, hizo seguir de cerca el marcador estirado por la visita, justo ante de rotar para enganchar un 22-24 de final de cuarto.

Otro punto y seguido en la noche, porque el segundo acto, lo miró el Cáceres con la perspectiva del cara a cara. En ello, empató el partido a 34 por el minuto 28, y la butaca se encendiera porque, ello, incluso teniendo casi todo el cuarto a Guaita como espectador por aquello de los árbitros y las faltas. Con todo, a poco para el bocinazo, 39-38 de reto a la victoria local, que calmó Breogan con un parcial de 0-6 sellando el descanso 39-44.

Punto y seguido para otros veinte minutos, donde la lucha demostrara de la potencia del ideal de la canasta en Cáceres. La grada verde, merece, por su cantidad y por su calidad de proyecto que haga realidad del significado real a tanto esfuerzo, de tanta emoción contenida por un deporte. Ello quedase certificado anoche.
A pesar de que no sería el equipo exacto para identificarse, el momento, dio para ello, porque la feligresía del Cáceres, entendió que, lejos de tener posibilidades de jugar nada importante, el mero hecho de demostrar su vigencia, mereciera de mucho ímpetu en la butaca.
Remoto de perder la cara al choque, los de Piti, vivieron el tercer cuarto a remolque de Breogan, eso si, redoblándose en el corazón, esperando la oportunidad que existiera a escasos dos minutos del final, 79-81, para que por entonces, la enfermedad arbitral atacase con germen de inoperancia incluida. Anecdótico final en el que una vez mas se cabrea al la masa local, por anulación de una canasta con un bocinazo erróneo y termino con de sinsentido con una antideportiva a Bellas, que impidiera dar disputa a la carga final.
De eso a la capitulación final del 82-85, solo mediara la bronca del respetable y un triple final, muerto en el abismo, de Tomas Bellas. Después, punto y seguido en agradecimiento a este año vivido. Un año, que pudiera haberse escrito de otra manera diferente, pero que deja renglones de sabor a satisfacción, sin dejar de lado el ansia por la gloria. Punto y seguido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de los arbitros una vez mas de juzgado de guardia, así no se puede ir a ningún sitio.
Aupa nuestros chicos.

Carlos Sánchez dijo...

Bola, gran comentarista de todos los partidos vividos, pero sobre todo con educación, menos mal que el lapiz no recae en mis manos porque yo pondría a los árbitros y la que hizo sonar la bocina en un momento determinado y no cuando debía de h.....p.....para arriba, pero por suerte el que escribe es usted y por ello felicitarle por todo el año de información que hemos recibido puntualmente.
Gracias a todos los jugadores y cuerpo Técnico en especial a nuestro entrenador Piti, deseandole lo mejor y que no se sienta frustrado por no estar en los play off, porque con lo que tenía en el banquillo y el arbitraje de siempre poco lejos hubiesemos llegado, demasiado nos ha dado Piti no se le puede pedir mas.

McArthur dijo...

Feliz en tu día, amiguito que Dios te bendiga, que reine la paz....

y que cumplas muchos más