sábado, 28 de noviembre de 2009

TERCERA EVALUACIÓN.

DOMINGO DE ALTO BALONCESTO.
_______________________
J. Antonio Bola González.
Cáceres.
_______________________

Con una semana apurada de entrenamientos, la preparación para el partido del domingo, 12.30 horas, pareciera dañarse por la gripe. Recuperados los deterioros del virus, se completó la lista de jugadores a disposición de Aranzana. El Mallorca espera en el cruce de la jornada once.
Es el segundo de los partidos en casa desde que, el de Valladolid, se hiciera con el encargo de enderezar el rumbo de la nave cacereña.
Una vez conocidas y cambiadas las caras, el equipo de la ciudad patrimonio, que apunto estuviera de disputar el ultimo suspiro en León, riñe con los baleares con propósito de levantar el vuelo en la clasificación; mas percances en su corral, no entran en la historia de esta granja, al menos por el momento.

Doblegar a los mallorquines, entonces, se impera entre la necesidad de ser y la obligatoriedad de estar. Hora y día atípicos para la grada, la mañana del domingo invita a la esperanza, al menos para demostrar la teoría de lo estrecho en el margen que todos los equipos de esta, nuestra Oro, demuestran cada jornada. Al respecto, hay entrenadores de la galaxia leb, que han afirmado, de la actual, que se trata de una de las hornadas mas duras de los últimos años en la categoría.

Mallorca es parte de esos equipos que regularizaron en los diez primeros envites proporcionados por el calendario. Su ultima hazaña, doblegar a Breogan, le propicia un 5 a 5 en su cálculo, eso da pista de por donde se mueve el asunto. Como misión, gobernar el partido e intentar el asalto. Ese es Mallorca. Equipo renovado para esta campaña de menos bríos en parangón con anteriores.

Aranzana, los tiene a todos. A pesar de la sintomatología gripal, Gustavo llega, golpes incluidos, con mas tiempo de su mano para el equipo y buscando la inercia para encontrar la regularidad que aun, nunca ha tenido el mecanismo cacereño. En León, el equipo, adolecido de la concentración hasta el bocinazo, no completó un partido, que en el balance fuera aceptable en los treinta siete minutos en que se mantuviera conectado a la pelea.

La intensidad y la mejora en el interior, premura cacereña para con la pasada visita a Castilla. La defensa como referente, puede ser la clave que organice la sexta derrota de los mallorquines y la quinta victoria cacereña. Esta, propiciara ir subiendo escalones para no afear la factible calidad que este Cáceres merece. Salir de asustadizas posiciones impera. No queda otra.

1 comentario:

McArthur dijo...

Espero que el cambio de día y hora no afecte a la asistencia del respetable, por otro lado, lo de mañana es si o si. Tengo el presentimiento de que veremos un buen partido.

¡AUPA CACERES!