martes, 5 de enero de 2010

SOLO UNA POSESIÓN.


PARA ENTENDIDOS.

Reconozco que no soy un gran entendido en la materia del Baloncesto. No tengo reparo ninguno a la hora de confesarlo. Se que, para quien lea esto, si es que alguien lo lee, tal afirmación puede, componer, y con razón, al menos la mas grande de las repulsas hacia este espacio. No en vano, se supone que, pierdo mi tiempo intentado opinar en este espacio, que como fin, pretende ser espejo de la actualidad en ese deporte para con respecto al equipo que representa a la ciudad en la leb Oro.
Acepto las críticas, las asumo y me pongo a disposición de quien desee, ocupar mi puesto en esta o en otra columna de Baloncesto desde Cáceres.
Una vez sincerado, me auto defiendo. Entre otras cosas porque me considero en poder de razón en muchas de las cosas que suelto en este espacio.
Existe, se que la hay, solo tengo que tomar un cafetito con los compañeros, juntarme con mis amigos e incluso preguntar al Guardian y al Bola; mucha gente, que como yo, merodean el nivel de doctorado que poseo para con el deporte de la pelota y la canasta. Es imposible, que la media de los dos mil personas que, tarde a tarde nos sentamos en los asientos del pabellón, para ver al Cáceres 2016, seamos unos letrados en la materia. Reconozco que hay veces que si, pero esas son contadas y especiales. Así que, los detalles mas certeros, los mas técnicos y los mas experimentados se los dejamos a otros que, con su sabiduría, no solo nos deleitan, si no también ayudan con sus crónicas y criticas en de venir de esta aventura.

Eso si, el domingo, por fin vivimos baloncesto. Todos. Pero quienes mas nos deleitamos con ello, fuimos los que manejamos este deporte como pasión, como afición . Los que no nos dimos casi ni cuenta del amago de pájara que rondo cuando faltaban poco mas de tres minutos, de la desesperanza que nos deleita Diego Guaita este año. De los desvelos que aun, nos proporciona Francis Sánchez defendiendo. De que Pavel, esa tarde casi ni calentase.
Todo nos pasase por alto, cuando vimos que éramos fuertes. Que teníamos poderío de partido para sacar el resultado. Que nos marchamos sin miedo a la remontada hasta de veinte. Que Naymic es un coloso muy serio. Que Angulo es nuestro Angulo. Que Salas y Forcada constan. Que parece que tendremos un base de carrera. Que vimos baloncesto del que nos gusta, ese que nos hace levantarnos, el que no habíamos casi ni olido esta temporada.

Para eso no hay que ser entendido. No es necesario estudiar manuales ni ver videos. Solo se precisa sentirte parte de ello y esperar que todo se vaya enderezando para que lo que resta de temporada nos deje mas de lo mismo. Si encima, te congratulas con la profesión de los jugadores que circuyan en esta orbe de la canasta, léase Holcomb, pues todos mas felices. Por fin el melodrama fue comedia.


Romualdo.

3 comentarios:

Alex dijo...

Buena entrada Romualdo, entrenida como todas las tuyas y que no paras de leer hasta que se termina y luego a pensar que se ha leido y analizarlo todo, Romualdo, nos haces pensar como cuando salimos del cine de ver una peli que nos ha gustado y la comentamos con los amigos, siempre salen cosas que no hemos visto como hoy en tu entrada que nos hace analizarlas y para el próximo partido fijarnos en más cosas.
Saludos y felices Reyes.

McArthur dijo...

Romualdo, que bueno eres tio.

Taburete dijo...

Romualdo, se te ha olvidado nombrar a nuestro paisano Juan Sanguino, que en los pocos minutos que piso la cancha, encajó 4 puntitos en el marcador del equipo rival.
Como dice Alex en su comentario, en el próximo partido hay que fijarse más en estas cosas.
Haber si los Reyes Magos les traen unas corbatas nuevas a los técnicos del equipo, que me jode un montón ver la corbata roja que me recuerda a Piti.
Felices Reyes y feliz año nuevo para todos.