lunes, 15 de marzo de 2010

MOSQUEANTE DERROTA.

Green obra el milagro.

Un triple del estadounidense a cinco segundos del final aporta oxígeno al Bàsquet Mallorca frente al Cáceres


LLORENÇ MORRO. INCA. Diario de Mallorca.

El Bàsquet Mallorca se reencuentra con el triunfo tras una semana movida. Shaun Green tuvo la sangre fría para cambiar el guión a cinco segundos del final cuando éste tendía al drama.Los de Gustavo Aranzana apretaron de entrada, sacando provecho de su acierto exterior y abriendo rápidamente una brecha de 11 puntos, 4-15.
La dirección y acierto de Carlos Cherry junto con Angulo sirvieron para romper el hielo. La reacción mallorquina, mediado el primer acto, vino con el cambio a defensa zonal que restó maniobrabilidad al Cáceres. Este paso permitía a los de Xavi Sastre mantener el control del rebote. Además, con la entrada de Bivià al timón inquer, el equipo naranja empezó a jugar con mayor fluidez y recortar así la distancia; no obstante, la inercia extremeña era suficiente, 21-30. Sastre persistió en la zona, lo que permitió que la agresividad defensiva local tuviera al Cáceres sin anotar durante cuatro minutos. Además, el acierto de Bivià le permitió acercarse a un punto 29-30. Pero el perímetro cacereño con tres andanadas -Cherry, Berzins y Francis Sánchez- volverían a dar aire al eléctrónico, con 31-39. En la reanudación los de Aranzana sacarían mucho provecho de sus faltas sin bonus para mantener su supremacía logrando irse a 9 puntos, 42-51. Pero el Mallorca cotizaba al alza y volvía a la carga con la misma receta, agresividad en la líneas de pase que permitían robar y correr. Así llegaba un parcial de 12-2 en dos minutos y medio que permitía recobrar la ventaja a los inquers desde el 2-0 inicial. Francis Sánchez aparecía para cerrar la crisis extremeña. pero el Mallorca ya estaba en dinámica de partido y persistía en su dominio con Amador, para cerrar el acto con ventaja mínima, 60-59.
En la reanudación, los naranjas siguieron sacando provecho de una defensa visitante poco consistente; sólo los triples oportunos de Francis y Cherry inquietaban a la parroquia local, pues Naymick estaba bien controlado y el juego extremeño ponía el acento en el perímetro. A 1:20 con el marcador cerrado, 74-75, Cherry, que estaba en vena -con 5 de 8 en triples- erró y el Mallorca recuperaba la delantera gracias al bonus. Naymick aparecía (76-77) y Lucio Angulo tuvo, con dos tiros, la sentencia, pero el aragonés erró el segundo, circunstancia poco habitual. El Mallorca no titubeó, Green con carta blanca no especuló y decidió jugar para ganar. Su triple a cinco segundos obraba el milagro. Cherry quiso forzar en la última acción y la buena defensa de Alzamora le cerró las opciones. El capitán mallorquín, que ayer cumplía 36 años, se hacía con su octavo rebote, su mejor regalo, para cerrar una semana complicada.
BÀSQUET MALLORCA (79): Riera (14), Blanch (8), Bonds (6), Green (15) y Amador (15); Alzamora (2), Northern (8), Pampín (0) y Bivià (11). 34 rebotes (10 ofensivos), 11 recuperaciones y 7 pérdidas. 23 faltas.
CÁCERES 2016 (78): Cherry 18), Angulo 16), Francis Sánchez (14), Naymick (9) y Berzins (7); Forcada (9), Dedas (0), Sanguino (0), Sala (0) y Taggart (5). 32 rebotes (2 ofensivos), 3 recuperaciones y 17 pérdidas. 22 faltas.
Parciales: 21-30, 15-10, 24-19 y 19-19.
Eliminados por 5 personales: No hubo.
Árbitros: Lucas de Lucas y Jerez Vázquez.

3 comentarios:

jhony dijo...

me he encontrado a cherry en la calle, por la cruz de los caíos y el hombre tenía cara de decaído, me dijo que se jugó el última cansta y no pudo ser. Le dije ánimos y que no pasa naaa, no pasa na, que estábamos en el play off, todavía, y ganando los de casa seguro que alcazaríamos esos play off. Me ha dado mucha pena por el pobre hombre, arrbia el caceres., el próximo lo ganaremos en casa y adelante que la afición esta con este cáceres.-

Alex dijo...

Al menos esta vez se lucho y no se hizo el ridículo, pero los arbitros siguen sin respetarnos, ni fuera ni dentro.

puntasconresaka dijo...

Tal vez haya que empezar a pensar y ensayar jugadas para finales apretados y no tanta improvisación y tendencia al aclarado.

¡Suerte!