martes, 9 de diciembre de 2008

ERASE UNA VEZ, SIMIEN.


OCHO PARTIDOS LE HAN BASTADO PARA CORONAR ESTADISTICAS.
J. Anotnio Bola González.
Cáceres.............................
Ocho partidos le han bastado a Wayne Anthony Simien Jr, para ponerse al frente de las listas de máximos anotadores y jugador mas valorado de su equipo.
Han sido ocho partidos en el que el nueve del Cáceres 2016, encarna el sentimiento de la afición cacereña que viernes tras viernes, haya en el de Kansas, a un baluarte con el que sentirse importante.


Llego Simien al Cáceres tras ser punteado por equipos importantes. Su trayectoria en la NBA que le aportara un anillo de campeón demasiado suave por aquello de que no jugara lo suficiente; le antecedía con letras de neón a modo de estrella. En Miami, donde fuera elegido en la 29ª posición de un draft complicado, su promedio de anotación no fue esplendoroso para todo un atleta con excelentes recomendaciones que llegaba de la universidad. De ahí, su traspaso a los Timberwolves, solo le serviría para tener un renglón mas en su currículo.

Su llegada a la ciudad patrimonio, en la que dice sentirse muy a gusto, estuvo vestida de cierto grado de melodrama, por la marcha de un ser querido por la nueva grada de este proyecto Cáceres 2016. Harpper Williams forzado a deponer su puesto a alguien que, tras verlo jugar en su primer partido frente a Illescas, dejara sin sospecha que nadie tardaría mucho en hacer olvidar al veterano ex ACB.
Simien utiliza Cáceres de lanzadera para demostrar que está vivo en el mercado europeo y que, con cierta dosis de acoplamiento, puede vivir en una liga profesional tan importante como es la ACB española que asume con gallardía y demostración, ese banderín de ser la segunda mejor liga del mundo.
Sabe Simien, como buen profesional, que el escaparate de la Oro es primordial para optar a ser alguien importante en Europa, donde vivir del Baloncesto es una opción muy acogedora para estrellas de este deporte que, utilizando el símil de la canasta, salen con rebote de ciertos sitios.

Simien vive por encima de ciertos niveles de este baloncesto. Ocasiona que su equipo domine criterios importantes que hacen ganar partidos, es sencillamente ese tipo que cualquier entrenador de Leb añoraría tener. Ese jugador que hace ser bueno a un equipo mientras equidistancia en calidad de los rivales, a los que obliga a realizar un esfuerzo superior. Si al mismo tiempo, le rodeas de ese aura que su propia calidad le hace tener, el resultado de poseer a Wayne entre los que forman tu quinteto, te lleva a tener ciertas garantías de éxito.
Hay quien, entre las butacas y pasillos del pabellón, mitigan el ansia de su posible falta, con el hecho de la repercusión económica que ello pueda aportar. Sin duda, la apuesta que se le apunta a Piti de traer a un jugador como Simien al proyecto Cáceres Oro, no puede tener flecos con los que se cuenten. Intereses de Tau y otros equipos, ya sonaron antes de que el aficionado medio cacereño tuviera cierto conocimiento de la existencia de este chico que, a sus 25 años en sus escasos dos meses en Cáceres promedia unos dígitos que invitan a pararse en él; 30.42 minutos, 17.4 puntos, 6 rebotes en su aro y 2 en el contrario, 62% en tiros de campo y un 74 % en tiros libres, para llevarse lo que mas resuena, una media de nota alta que se mira en sus 21.88 de valoración por encuentro.
Sin lugar o refutaciones , Simien que vive en el nacimiento de un equipo para la competición en la que se mueve, inmerso en plena formación, saca provecho de sentirse muy importante en el conjunto de Piti. El que terminara su estancia en la NBA descartado por una lesión de rodilla, sabe que su vuelta al mundo de la oferta y la demanda del baloncesto mundial, pasa por la calle Pierre de Cubertein y el circuito que la segunda liga española le presenta.
Serio en sus planteamientos, adaptándose a las defensas opacas para alguien que siempre se ha movido en el cuerpo a cuerpo, Simien, es fuera de la cancha casi mas profesional que en ella. Familiar, sensato y creyente en profundidad, sus dotes como hombre de casa y su familia multiplican por enteros su posible adaptación al baloncesto español. Dice sentirse encantado con la ciudad candidata al 2016, pero a nadie se le escapa la opción mercado abierta casi todo el año en un ir y venir de jugadores a modo de puntos importantes a tener en cuenta para proyectos en los que, en tiempos de crisis, quedarse lejos de retos pudiera objetarle ciertos sinsabores que acercasen repercusiones.
Eso hace de Wayne Anthony Simien una perita en dulce de los que, moviéndose en los guarismos de juego en los que se haya, ningún paladar puede dejar de pasar por alto.
Mientras, Simien continuará siendo quien domine el juego interior de este Cáceres 2016 que presenta credenciales de interés optimo. Mucho que ver y bastante que recibir de alguien que decidiera volver a la vida de la canasta eligiendo la plataforma que lo peripecia a la ruleta del mercado del baloncesto. Mientras, Cáceres se beneficia de aquello de andar presumiendo de poseer a Simien, todo un ejemplar con dotes para ser quien es, un jugador alejado de lo normal.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen articulo para un grande del baloncesto, como grande es tu blog y tu.

Mer.

Manu dijo...

Es bueno conocer cosas de nuestros jugadores, a ver si nos vas contando un poco de todos y nos deleitas con las entrevistas que haces.
Saludos.

Anónimo dijo...

Gran tipo este Simien y Piti que lo fichó.