jueves, 5 de marzo de 2009

GANANDO RENTAS.



Un conglomerado de aptitudes.

J. Antonio Bola González.
Cáceres..............................

“Bienvenidos a la Leb Oro, un lugar donde puede suceder cualquier cosa”. Esas son palabras del entrenador del Cáceres 2016 Baloncesto. Las dijo en uno de los primeros encuentros de la regular. Por entonces, Piti Hurtado, con aquella frase, procuraba hacer ver a los incondicionales aficionados cacereños, que la categoría, encerraba ese nivel de exigencia y detalles que la hacen ser, ese resultado que demasía la suma de un conglomerado de aptitudes.

El Cáceres 2016 vive momento de dulzura, de ello no cabe duda, sus cinco consecutivos laureles, amarra solicitudes de grandeza que su grada pidiera en tiempos peores donde se llegó a requerir responsabilidades. Por entonces cuatro derrotas consecutivas y una imagen poco agradecida, marcaban la senda de una precipitada desgracia.
Cáceres vive su relación con el Baloncesto como en los sitios de grandeza, aficiones como la cacereña, comparables con las de Badalona, Málaga , Vitoria y otras de abolengo renombrado, siempre saltando distancias dimensionales, posee el don de reconocer aciertos y declarar, a voz en grito las insuficiencias. Debate aparte, los resultados dieron razones, la marcha del equipo cacereño, atraviesa ese lindo estandarte de tener la mejor tendencia en la actual lista clasificatoria. Detrimentos aparte a modo de calendario, la verdad es que la mejora actual en la pista de los jugadores es como poco, desde su ultimo partido jugado, manifiesta.

El siniestro partido del Multiusos contra León, marcase el punto de inflexión para el despegue. Horas mas tarde, la salida de Englihs , hizo de punto de partida, moderado en el aviso a navegantes informado entre líneas, para que el los valores llamados a serlo tomaran la iniciativa.
Llegado a ese punto, el equipo ganó, y no poco, en disciplina de juego. Se buscaría mas lanzamiento y llevar el balón a las condiciones optimas para ello. El acierto desde la distancia, con salvedades, ha mejorado en el conjunto del equipo, la defensa es, con base, mucho mas activa y cumplidora del momento.
A falta de cerrar el circulo, el Cáceres mejora ganando y encara, una vez termine la benevolencia del calendario, que no manifestase ser tal, pertrechado en su momento de gracia y el alza que marca su tendencia.
El subjetivo punto, que fortalece tal teoría, en el que tres de los logros, se compitieron sin Simien, eleva el estado fortaleza.

CLAVES , Y LA APTITUP.

Aparte de la justificada salida del anárquico Mike Englihs y la mano de la constancia que Hurtado demuestra un viernes si y otro también, la llegada del mejor Moss, se alcanza en el inicio de la segunda vuelta. Superadas dolencias en su rodilla, el americano, que sobresaliese en el sur, la temporada pasada, confiere seguridad bajo tabla. Sus números de rebotes engrosan a cada partido mientras su logro anotador convive en los puestos altos de estadísticas por partido. Jugador de genio y exigencia, Moss es de los que usan su propio listón, que solo él se pone. Con salto y movimiento para disfrazar su poco cuerpo, Adriam, renueva esperanzas de tener al mejor juego interior de la Oro. La vuelta en completo estado de Simien, acoge la esperanza de fomentar parte de la oferta de este Cáceres en la aportación de ambos baluartes.
La rotación de Guaita participa lo que el argentino, pura rabia, deja. El gaucho no es de movimientos en el cuerpo a cuerpo. Se mueve y ello demuestra, alejándose unos metros ante el aro, con mayor soltura. Guaita dio su mejor versión ante Tenerife, hace meses. En blanco en algún partido, en “la racha”, ha estado supliendo carencias, haciendo bloque y viviendo momentos oportunos. Se le espera mas arriba y el “tempo” de la competición se lo debe dar y pedir. .
Sanguino languidece. Esa imagen muestra. Tan pronto titular, como ausente todo el partido, el caso de Juan es de enganche a cada choque. Componente en animo del éxito, es, por desgracia, mas medido en el fracaso. Posiblemente el hecho de ser de la ciudad y región juegue en su contra. Su posición , rivaliza con la crema del equipo, lo que da menos opciones y difíciles de aprovechar. La Oro, no le esta tratando como hiciera la Plata el año pasado. Su sitio en el conjunto es un puesto, de cuarto hombre, que siempre lo tiene que ser ocupado por alguien.

Por fuera, el Cáceres opera tras el huracán Englihs. Allá ha sumado mas merito el reto cacereño. La marcha del jugador ha generado otra manera de enfrentar el ataque, mas sosegado en ocasiones, trabajado ahora, casi siempre, y ofertando la carrera siempre que la defensa, -en la cabeza de las mejores de la liga-, permite encarar la canasta contraria.
Encontrado el vitalista Angulo, con Poves contagiado y buscado para el tiro, la llegada de Ruikis , con señales de existencia en grado de operación la semana pasada en Illescas, retiene la esperanza de la tabla fuera de líneas.
En defensa, el balance exterior merece parada. Si Angulo parece incombustible, Poves suele acompañar, Cage suministra mas imagen ahí que en su tiro. Aprovechando el anonimato lejos de Cáceres, el de reciente renovación, parece ganarse confianzas. La butaca del Multiusos, le aguarda bañada en cierta angustia.
Panadero, del que cualquiera pretende amigar, encarna el querer y no poder. Herido en el orgullo de la grada, Pana, convive con este Cáceres en busca de aportar lo que tiene. Lo que tiene y le deja su rodilla. Su participación escasa, justo lo que su daño le deja, hace del cacereño ese anhelo que semana tras semana espera encontrarse entre los números. Ahí pervive el catorce extremeño con su rabia.

El éxito de “la manita” de triunfos, fundamenta también el orden de juego. Presente siempre, Brown amolda el momento aspirando al mejor Brown del Bruesa. Su limite constaría en ese punto, a pesar de todo, el de Dallas, imprime buenas maneras en lo real. Ratos de plenitud pero con presencia siempre.
Su recambio, Bellas, presenta bagajes de un base de repuesto. Tomas saliera del segundo Madrid, para vivir experiencias. En Cáceres su ritmo ha dejado momentos de brillantez , también lagunas de su juventud. Bellas bracea en la plenitud de esta mejora.

La ráfaga de las cinco victorias y el octavo puesto de este Cáceres, aflora en la dinámica del anuario, influye eso, pero la imagen de León no ha vuelto a detonar. La tormenta llegará y el examen para el que se prepara el conjunto de Piti, tiene los deberes hechos. No tiene nada de sencillo ganar a la cola, eso se dice, pero casi todos lo hacen.
El momento es lo que cuenta y la agitación que ahora posee el cuadro que Piti intenta pintar, tiene obligación de verse retratado en el futuro, cuando los avatares sean mas complejos. La renta, con lo que acontezca el viernes, segura se halla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen repaso a los nuestros Bola, es justo lo que ve la grada, se nota que estas en ella cada viernes.

Lino dijo...

¿Se sabe si juega Simien este viernes ya?