sábado, 25 de abril de 2009

DANDO LA CARA.

Cáceres 2016, 63- CB Valladolid 70.
El líder se hace mas fuerte en Cáceres.
Cáceres 2016: Poves (4), Brown (3), Lucio Angulo (13), Guaita (16), Mantas Ruikis (5). También jugaron: Tomás Bellas (5), Sanguino (9), Dan Cage (8), Pedro Clemente (0).
CB. Valladolid: Dumas (10), Van Lacke (12), De la Fuente (0), Víctor Baldo (8), Battle (15). También jugaron: Puyada (2), Fornas (2), Hernández (9), Jorssen (6), Grunfeld (6).
ÁrbitrosMorales García-Alcaide (madrileño) y Martínez Fernández (castellano y leonés). Sin eliminados.
IncidenciasJornada 31ª de la Liga LEB disputada en el Pabellón Multiusos Ciudad de Cáceres ante 2.000 espectadores, 200 de ellos seguidores vallisoletanos.
Parciales 15-21, 22-20 (descanso 37-41). 8-16, 18-13 (final del partido 63-70).
J. Antonio Bola González.
Cáceres.............................
Juega el Cáceres con la valentía y la mirada puesta en los ojos de sus rivales, sin importarles el puesto que desempeñan en esta Leb, que aun mantiene respiraderos por muchos huecos. En la noche de hoy, el equipo de Hurtado, encaró a todo un líder, que, a poco que cumpla pronósticos, ya maneja enteros de ACB. Y lo hiciera el Cáceres, para vivir su enésimo partido con el traje de héroe, con esa vitola que le hace sentirse querido y maltrecho al mismo tiempo. El esfuerzo, que nunca debiera ser vano en deporte, no alcanzara el deseado beneficio, pero la realidad marca situaciones como la de esta noche y suele poner a cada uno en su destino.

Llegaba Valladolid a Cáceres con todo y para todo. Sin nada en mente, que no fuera sacar un partido adelante con la premisa de iniciar el asalto final al ascenso directo. Venía el equipo de Fisac, con el señero horizonte de golpear a un rival que sabía no sería nada blando, a un contrincante que posee poco pero de calidad.
Se descolgó Moss, de las huestes cacereñas, y los castellanos, con un ejercito curtido en cruzadas importantes, perdieron la batalla, que no la guerra, de los rebotes 36-29, en un dato que trasluce mucho del pundonor local. A pesar de datos sueltos, el equipo, o lo que resta de él, que Piti pudiera presentar, obtiene la fuerza de su tesón. De esa capacidad de superación que unos jugadores aportar al hecho de batirse contra los inconvenientes.
Fuera queda el contrario, esa es otra acometida. Y con ejércitos como el de Pucela, hay que rendir demasiado.
Y eso que no fuera tampoco la noche de los del Pisuerga. Para nada. Cortos en sus guarismos, escaso de juego en momentos, el vallisoletano, fuera un equipo que pasara miedo en instantes de la contienda. Ese miedo de poder perder lo que tanto anhela.
Pero Cáceres no está para todo en este lapso de su corta historia, a pesar de ello, el 2016, cuenta con pundonor de nombre Guaita y liderazgo de apellido Angulo. Por no aparcar en el orgullo de Sanguino, alejando el menosprecio de un resto de tropa con objeciones cortas y puntuales.

Iniciara Piti el partido al despiste de una zona defensiva para no dar mapas al contrario. En ataque, a falta de lo estático, y ante una pegajosa defensa visitante, el Cáceres buscó el tiro. Importancia al aguante del primer apretón, 2 triples de Guaita y Ruikis engancharon a los locales en el marcador 8-4 minuto 3. La retahíla castellana, era contestada por un Cáceres ordenado y acelerado al unísono. Del empate del minuto 6, al 14-20 del 9, hubo solo un suspiro aprovechado por la fuerza. Ahí, un arbitro torpe, otro más, pitó la segunda falta a Angulo y el bocinazo pilló a los de Piti en pleno retroceso. 15-21.

Sentado Lucio, baja este Cáceres, necesitado de referencia. Los minutos de acoplamiento en rotación, se hicieron notar en los de casa, que ya tuviera como objetivo realizar la goma en los movimientos del luminoso. Reposando Battle para dar descanso a la zona, el Valladolid mantenía el ritmo, pero en estación de reconocido nerviosismo que lo desajustaba en la cancha, la rapidez no la asimilaron bien en instantes del segundo cuarto. A pesar de ello, presidieron el marcador en todo el tramo, para acercarse al descanso con 37-41, ajustado parcial que abría el desenlace.

En el vestuario, Fisac ordenó apretar en defensa para saldar el partido en ataque. Así lo hizo su gente. Hasta ocho jugadas en cuatro minutos, le costó al Cáceres meter los primeros dos puntos del tercer trozo de partido. Seis más fueron su balance en esta estación. Corriera el equipo de fuera en defensa, ayudando en todo momento. Alejado de caer en el corto y escaso juego de bloqueo cacereño que por otra parte, se alocara en exceso en este, su examen de cada jornada: el tercer cuarto.
Empeñado, así y todo, el Cáceres no vio alejarse en marcador de diez puntos a su rival, hasta el minuto 28, cuando el mal arbitraje de la noche, castigara con una antideportiva a Bellas que nadie diera como tal, equipo contrario incluido. Cosas de árbitros para con los grandes, que se dice. Y es que el Multiusos ha visto pasar por sus tablas, a la cúspide de la clasificación, con un grupo de jueces que no merecen el silbato que la Feb les proporciona. Eso también juega, y sin ser escusa, acarrea granitos a una playa en la que sucumbir. Así pareciera sentirse el Cáceres cuando la bocina del tercio del partido sonara, 45-57 empinado para tan bonita noche.

Faltaba el último testimonio local, porque el baloncesto cacereño así lo imprime en este final de temporada tortuoso. Y lo dieron los de Hurtado con un inicio de cuarto en parcial de 6-0 que lo metiera en la pomada. Subieron los decibelios en la grada que miraba el marcador de cerca: primero cinco 52-57, luego tres 54-57, minuto 35 ... hasta que despertara del mini letargo el Valladolid, que mordiera sus labios para apretar en, el último trecho de propósito, que no era otro, sino la victoria, al coste que fuera. Alegara para ello, quizás no la mejor imagen, pero si dando sentido a la regla de que, en partidos feos, se ganan ligas. Con eso y con una plantilla que juega al completo.

De ahí al suspiro final, se arrastró el crono, en la espera milagrosa que los últimos ataques, hasta que la fuerza y la mente, ganara al corazón, a 1.20 para el bocinazo y con 60-65, mirando el parquet, todo era difícil por no escribir la palabra proeza. Instantes mas tarde, a perdida cacereña, el que puede ser campeón de la Oro, firmo su triunfo alejándose de ocho, para terminar la vanguardia extremeña, con respiro castellano en un 63-70 que dice mucho de un Cáceres, que resiste a doblar la rodilla, a pesar de sentirse herido. Al mismo tiempo, escribe lo suficiente en un líder, el Valladolid, que se lleva de la ciudad patrimonio, un elevado tanto por ciento de un ascenso que, a poco sepa administrar, pudiera haberse fraguado en la noche cacereña.

Sin soltar el pendón, la claudicación cacereña, matemática, aun no está escrita. Tres batallas restan, el ejercito, aunque dañado, aun cuenta. Cualquier conquista, por escasa que fuera, será bienvenida.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Nuestro Cáceres no puede hacer más de lo que hizo, dio la cara durante todo el partido, pero tenemos muchos puntos en contra, lesiones, putos arbitros....etc.
AUPA ESE CÁCERES.

cc dijo...

Lo de los arbitrajes en Cáceres ya es una falta de respeto al público. Estos jerarcas de la FEB no se enteran o esto está amañado.Lo de ayer fue otra mascarada arbitral tratando encima de engañar al público compensando cuando estaba todo decidido. Así se acaba la afición en Cáceres. Otra cosa es que en las circunstancias por las que atraviesa el Cáceres, pierda con el Valladolid.Pero sin ayudas externas.

Anónimo dijo...

Por cierto alguien sabe por que no jugó Mooss????

Anónimo dijo...

La FEderaciion Española de Baloncesto, pudo un arbitro castellano leones a pitar un partido en el que un equipo de su region se juega el ascenso. Me parece, al menos, poco profesional.

Carlos Sánchez dijo...

Vergonzoso arbitraje, y van.....ni se sabe ya cuantas. Es evidente que a la Federación le interesan los grandes. Las faltas de contra-ataque de Valladolid acababan en anti-deportiva, las de Cáceres una vez y con agresiones de dos defensores, en falta de fondo. Los pasos de Robert Battler y sus continuas personales solo las vimos en la grada.Pero claro si el arbitro era Castello Leones, normal............

Leo dijo...

¿Cómo, que la federación manda a un arbitro Castello-Leones a arbitrar un partido de Valladolid? Pues que hace nuestra directiva, comó puede consentir esto.....es que no piensan hacer nada?

Elena dijo...

Solo una palabra GRACIAS. Porque en ningún momento bajasteis los brazos, por vuestra lucha, por sentir como pocos la camiseta que lleváis, por ser realmente unos verdaderos profesionales.

el menda dijo...

Gran partido del Cáceres una vez más, nos hemos vuelto a sentir orgullosos de nuestro equipo, gran esfuerzo, sin americanos, sin pivots, los árbitros (UNO CASTELLANO-LEONES Y OTRO MADRILEÑO DE VERGÜENZA) en contra, todo un equipazo de acb, como el forum se las vio y se las deseo, estaban perdidos atacando la zona que magistralmente planteó Piti Hurtado. Bravo por todos.

Anónimo dijo...

Muy buena crónica, se ve lo que te gusta este deporte, lo atento que estás a todo lo que pasa en el partido. Las crónicas que haces de cada partido son trabajadas aunque según tu no te cuesta trabajo escribirlas, pero para mi son perfectas.

Mer.

McArthur dijo...

Gracias, a que estamos mentalizados con el status que nos corresponde esta temporada, si no, algún día ocurre alguna desgracia con los árbitros que nos mandan. Una vergüenza, cada partido que pasa, estoy mas convencido de que no son malos, lo hacen a propósito.
Y lo peor es que solo lo vemos los aficionados, la prensa no se moja, y el club tampoco, ¿por qué será?

Anónimo dijo...

Por miedo a los poderes establecidos, por arrodillarse ante tan minusculos dioses de pacotilla.

Anónimo dijo...

Y sobre todo: POR FALTA DE DIGNIDAD.